All Things Must Pass: The Rise and Fall of Tower Records (2015) reseña de la película

Cualquiera que haya pasado tiempo en una tienda de discos tiene recuerdos como este. Puedo cerrar los ojos y caminar por esta tienda como si hubiera estado allĂ­ ayer, y despuĂ©s de terminar puedo caminar mentalmente por el diseño de Tower Records en West 4th Street en la ciudad de Nueva York. Era un lugar en el que habĂ­a gastado demasiado dinero y tiempo, de lo que no me arrepiento. Era un paraĂ­so lleno de discos de vinilo, cintas fĂĄciles de reproducir y, en Ășltima instancia, CD que, sin saberlo, señalaron la caĂ­da de la tienda de discos del vecindario.

El ascenso y caĂ­da de Tower Records es el tema de “All Things Must Pass” de Colin Hanks, un documental que inspira largas y tenues miradas al pasado joven y despreocupado de los espectadores de cierta edad. De hecho, la historia de Tower es muy similar a la vida humana. Iniciada en 1960 en Sacramento, la empresa comercial de Russ Solomon comenzĂł siendo pequeña, luego disfrutĂł de un perĂ­odo de Ă©xito marcado con una increĂ­ble decadencia y una marca adolescente de intrepidez e invencibilidad percibida. Y al igual que en la vida, la dura edad adulta Pied Piper se materializĂł para cobrar el pago de la melodĂ­a que nunca debiĂł dejar de tocar.

Un tĂ­tulo en pantalla al comienzo de «All Things Must Pass» nos informa que en 1999, Tower Records era una empresa de mil millones de dĂłlares. “Cinco años despuĂ©s, estaba en quiebra”, nos dice el siguiente titular, preparĂĄndonos para el amargo final de la fiesta a la que nos invita Hanks. Luego conocemos a Solomon, cuyo padre era dueño de Tower Drugs, una tienda dentro del Tower Cinema de Sacramento. Para ganar dinero, Salomon decidiĂł vender discos de mĂĄquina de discos de segunda mano y, cuando tuvo Ă©xito, empezĂł a vender discos nuevos. El padre de Salomon, Clayton, no querĂ­a participar en esto, asĂ­ que vendiĂł el negocio y el espacio extra a su hijo. Tower Records naciĂł, y sin nada mĂĄs que hacer en el vecindario, los adolescentes acudieron en masa.

Deja un comentario