American History X (1998) rese√Īa de la pel√≠cula

De hecho, el odio racial de los skinheads se refleja (con diferentes palabras y peinados) en otros grupos étnicos locales. El tribalismo hostil es una epidemia aquí.

La pel√≠cula, escrita por David McKenna y dirigida por Tony Kaye, usa blanco y negro para mostrar el pasado reciente y el color para mostrar el per√≠odo de 24 horas despu√©s de la liberaci√≥n de Derek de la prisi√≥n. En prisi√≥n, sabemos, Derek pas√≥ por una lenta transici√≥n de un fan√°tico blanco a un solitario; una violaci√≥n brutal ayud√≥ a acelerar el proceso. Mientras tanto, el joven Danny y sus amigos (incluido un tipo enorme llamado Seth, interpretado por Ethan Suplee) destruyen una tienda de comestibles dirigida por inmigrantes. En la escuela, Danny es un buen estudiante, como lo fue Derek antes que √©l; ambos son ense√Īados por un profesor de historia oscura llamado Sweeney (Avery Brooks), quien proporciona el centro moral de la pel√≠cula.

En la inmediatez de sus momentos, en la fotograf√≠a (de Kaye) que hace de Venecia un campo de entrenamiento para el apocalipsis, y en la fuerza de las performances, ¬ęAmerican History X¬Ľ es una pel√≠cula bien hecha. Siempre esper√© que fuera m√°s, que despegara y volara, como podr√≠a haber sido con un director como Oliver Stone, Martin Scorsese o Spike Lee. Pero ese nunca es el caso. Su estructura subyacente es demasiado aparente, y hay escenas en las que puedes sentir que la pel√≠cula se apresura a llegar a lo b√°sico.

La experiencia de Derek en la prisi√≥n es un √°rea extremadamente subdesarrollada. Con una esv√°stica tatuada en el pecho, inicialmente se integra con la facci√≥n del poder blanco, pero se siente decepcionado al descubrir que todos los grupos principales en prisi√≥n (negros, hispanos, blancos) tienen un acuerdo de trabajo; es demasiada cooperaci√≥n para √©l. De acuerdo, pero ¬Ņes eso, o un juego de baloncesto crucial, lo que lo est√° metiendo en problemas? No claro.

Lo asignan a la lavander√≠a, donde su colega negro (Guy Torry, en una maravillosa actuaci√≥n) poco a poco, bueno, comienza a parecerle humano. Pero hay un extra√Īo desequilibrio en el proceso de conversi√≥n. Las ideas de derecha de la pel√≠cula est√°n claramente articuladas por Derek en una ret√≥rica contundente, pero nunca son respondidas excepto en d√©biles murmullos liberales (por un profesor jud√≠o interpretado por Elliott Gould, entre otros). Y luego la gran charla del blanqueador negro no es sobre ideas y sentimientos, sino sobre el sexo y cu√°nto lo extra√Īa. No hay un portavoz eficaz para lo que todav√≠a podr√≠amos describir como ideales estadounidenses. Bueno, tal vez Derek no encontrar√≠a uno en sus c√≠rculos.

Deja un comentario