Así es como me gusta la reseña de la película (1999)

Mientras tanto, en casa, Ah Hock no recibe respeto. En la película original, la familia adoraba al hermano mayor, que era sacerdote. En esta película, es el hermano menor, quien estå estudiando para ser médico.

Ah Hock es visto como una locura familiar, y en una escena que resonarå con los amantes del cine de Travolta, su padre lo golpea en la cabeza y Ah Hock estalla en Singapur en inglés: «¿Por qué tienes que golpearme el pelo?» Tradición cinematogråfica de Hollywood, el otro hermano hace un anuncio sorprendente en la mesa; El hermano de Travolta reveló que dejaba el sacerdocio, mientras que el hermano de Ah Hock cambió su nombre de Ah Bend a Leslie y siguen mås revelaciones.

«Saturday Night Fever» hace que Travolta se deshaga de su dulce novia del vecindario para elegir a una chica mĂĄs bonita como compañera del concurso. Lo mismo aqui; oye, la leal Ah Mei (Madeline Tang) es reemplazada por la escurridiza Julie (Anna Belle Francis), lo que enfurece a su propio novio, una rata. El concurso termina, por supuesto, con el solo de Ah Hock, con la bola de discoteca pintando la habitaciĂłn a la luz mientras la banda sonora cubre canciones familiares (la pelĂ­cula tiene mucha de la misma mĂșsica, cubierta por sonoros de Singapur).

Dos asesores imaginarios inspiran a Ah Hock en su camino hacia el gran concurso: Bruce Lee, cuyo lema de «Enter the Dragon» («No pienses, siente») se convierte en su credo, y el propio John Travolta, que aparece en imĂĄgenes fantĂĄsticas y le da consejos sobre la vida. (Bueno, no realmente Travolta, sino un parecido visto en la sombra y de perfil, como Humphrey Bogart en “Play It Again, Sam”). Inspirado, Ah Hock encuentra una imitaciĂłn local del famoso traje blanco de Travolta.

Adrian Pang es un hĂ©roe agradable, no sin humor sobre sus propias luchas, lleno de pasiĂłn y energĂ­a mientras lucha contra su jefe en el supermercado y conquista una trampa de Ășltimo minuto tendida por el villano.

«Saturday Night Fever» esta película no lo es, pero no estå destinada a ser: es un tributo divertido, un guiño a cómo algunas películas son universales en su atractivo.

Dije que Travolta debe sonreír. Gene Siskel, que compró el traje de discoteca blanco original en una subasta benéfica y lo apreciaba tanto como Ah Hock aprecia el suyo, también tiene que sonreír.

Deja un comentario

Reseña de la película Executive Decision (1996)

La trama muestra a la fuerza de ataque estadounidense ocultåndose en las entrañas del barco, espiando a los secuestradores con cåmaras de video ocultas y usando computadoras portåtiles y mucho

Dinero, dinero, dinero (1973) reseña de la película

“Money, Money, Money” de Claude Lelouch padece una enfermedad casi fatal, para una comedia: mantiene el mal tono de principio a fin. Las situaciones son prometedoras. A los actores les

En un valle de violencia (2016) reseña de la película

Paul, con cara de piedra y silencioso, cruza el desierto despiadado camino de México por razones desconocidas, se encuentra con un sacerdote irlandés disoluto y se le advierte que no