California Split (1974) reseña de la película

Pero hay momentos que adquieren significados mĂĄs oscuros. En un momento, por ejemplo, al borde de un sueño destrozado, borracho, derrotado, Bill y Charlie se aferran desesperadamente a una barra y apostaron muy seriamente por los nombres de los Siete Enanitos (ÂżHabĂ­a Droopy … Sleepy … Dumbo? ). Y en otro momento, arrinconados con sus ganancias en otro estacionamiento por otro asaltante, Ă©ste armado, entregan la mitad de sus ganancias y le apuestan que es todo lo que tienen.

Lo toma y corre; ganan; podrían haber sido asesinados pero su instinto como jugador los obligó a intentarlo. Al final de «California Split», nos damos cuenta de que Altman ha hecho mucho mås que una comedia sobre el juego; nos llevó a una pesadilla estadounidense, y todos los que conocimos en el camino se sintieron genuinos y parecían reales. Esta película sabe a aire acondicionado rancio en la boca, y no importa la hora que parezca, siempre son las cinco de la mañana en un casino de segunda categoría.

Como siempre, Altman llena su pelĂ­cula con papeles secundarios extravagantes: personas que se han convertido en caricaturas de sĂ­ mismos. En el juego de pĂłquer privado, Segal se para en la barra, examina la mesa y describe con calma a cada jugador. Tiene razĂłn sobre ellos, aunque Ă©l (y nosotros) nunca los habĂ­amos visto antes. Sabemos que tiene razĂłn porque esta gente lleva su estilo y su destino en la cara.

TambiĂ©n las perras (jugadas con una especie de Ann Prentiss y Gwen Welles, sana y picante). Lo mismo ocurre con “Helen Brown”, uno de sus clientes que es un hombre de mediana edad que disfruta tanto como le aterrorizan los policĂ­as (inspirando una escena de verdadera tragicomedia). Las pelĂ­culas de Altman siempre parecen llenas, de una forma u otra; uno no tiene la impresiĂłn de una pantalla vacĂ­a en la que se introducen personajes cuidadosamente dibujados, sino de una cĂĄmara que se sumerge en un mar burbujeante de actividad humana desenfrenada.

Lo que ofrece Altman es a veces casi una sensaciĂłn documental; al final de «California Split» sabemos algo sobre el juego organizado en este paĂ­s que no sabĂ­amos antes. Sus pelĂ­culas siempre parecen perfectamente en casa donde sea que estĂ©n, pero esta vez hay un sentido de pertenencia casi palpable. Y Altman nunca ha tenido un control tan firme de su estilo. Tiene uno de los pocos estilos visuales verdaderamente individuales entre los directores estadounidenses contemporĂĄneos; siempre vemos que es una pelĂ­cula de Altman. Él basa sus estrategias visuales en una banda sonora increĂ­blemente atenta, utilizando los ruidos de fondo con especial cuidado para que nuestros oĂ­dos nos digan que nos estamos moviendo a travĂ©s de estas personas, en lugar de hablarnos. «California Split» es una gran pelĂ­cula y tambiĂ©n una gran experiencia; fuimos con Bill y Charlie.

Deja un comentario

Pumping Iron II: The Women Film review (1985)

En documentales como «Pumping Iron II» y la pelĂ­cula de mĂșsica gospel «Say Amen, Somebody», sin embargo, los realizadores informaron primero. Identificaron a los actores principales, aislaron los puntos de

CrĂ­tica de la pelĂ­cula Claire in Motion (2017)

Betsy Brandt ofrece una actuaciĂłn convincente como el personaje principal cuya mente se rompe lentamente, una mujer de las artes que se enfrenta a una manifestaciĂłn dolorosa y personal de

Reseña y resumen de la película de Amelie (2001)

Después de descubrir la caja y llevar la felicidad a su dueña, Amélie improvisa otros actos de bondad: pintar dibujos de palabras de una calle muy transitada para un ciego,