C√°llate y canta (2007) rese√Īa de la pel√≠cula

Kopple y Peck parecen tener libre acceso a los Chicks, entre bastidores y a puerta cerrada, y se les puede escuchar discutiendo francamente con su manager, Simon Renshaw, sobre la devastación de sus carreras.  Al principio, Maines atónita trata de racionalizar: estaba bromeando, era una línea de usar y tirar, apoya a nuestras tropas pero no a la invasión del presidente.  Cada vez está más claro que a los fans de Chicks no les gustan los matices y tienen tolerancia cero con la disidencia.

¬ŅO lo hacen ellos?  ¬ŅHan sido desvergonzadas las emisoras de todo el pa√≠s al ceder ante las amenazas de boicot?  ¬ŅNo hab√≠a alguien con las agallas de tocar en la banda country m√°s popular del pa√≠s?  En su primera gira por Estados Unidos despu√©s de la debacle, los Chicks agotaron las entradas en los estadios, fueron aclamados con ovaciones de pie y besados ‚Äč‚Äčen Greenville, Carolina del Sur, el mismo d√≠a de "Misi√≥n cumplida".  En un concierto, Maines le dice al p√ļblico que est√° bien abuchear: ‚ÄúCreemos en la libertad de expresi√≥n.  As√≠ que deteng√°monos ahora por 15 segundos de abucheos.  Ella solo escucha v√≠tores.

El documental muestra cómo los Chicks son un grupo muy unido.  La jugadora de banjo Emily Robison y la violinista Martie Maguire, hermanas que trajeron a Maines como cantante principal, no tenían idea de lo que Maine iba a decir ese día en Londres, pero definitivamente la apoyan.  No hay nada de qué quejarse, solo un shock.

Durante 2003-2006, Robison y Maguire tuvieron bebés (Emily tiene gemelos) después de angustiosos procedimientos de fertilidad.  Escriben y graban "Taking the Long Way", un nuevo disco en el que, lejos de pedir disculpas, Maines canta "Not Ready to Make Nice".  Es uno de sus mejores trabajos, liberándolos de los confines del país, pero el álbum no se vende como su trabajo anterior.  Al discutir las ventas de CD y los conciertos atrasados, deciden ser honestos al respecto.  Se hace evidente que para ellos sus carreras son menos importantes que, a falta de una palabra mejor, su fraternidad.

El documental muestra un lado feo del acoso de la derecha al que se enfrentan.  Entre todos los patriotas auto-ungidos que los pican, aparentemente no hay un atisbo de lo que significa la libertad de expresión.  Sus oponentes viven en un mundo orwelliano en el que otros solo tienen la libertad de llegar a un acuerdo.  Oídos en fragmentos de sonido, vistos con eslóganes de odio en carteles y camisetas, no son una imagen bonita.

            Y est√°n los espeluznantes preparativos detr√°s de escena para un concierto en Dallas antes del cual recibieron una amenaza de muerte.  Estar preparado para pararse desprotegido frente a miles de personas y cantar sus canciones a pesar de tal amenaza requiere coraje, y es una defensa valiente de los valores estadounidenses, aunque los cr√≠ticos pueden no verlo de esa manera.  "C√°llate y canta" cuenta la historia de tres mujeres j√≥venes cuya fe en Estados Unidos es innata y averg√ľenza a sus detractores.

            En cuanto a la sincronizaci√≥n de Natalie Maines, tal vez simplemente cometi√≥ el error de ser prematura.  El grupo demogr√°fico de la m√ļsica country soporta una parte desproporcionada de la carga de Irak, con sus maridos, esposas, hijos e hijas de guardias nacionales, hermanos ausentes, heridos o muertos.  Est√°n pagando un precio muy alto por una guerra contra las mentiras, y tal vez no est√©n tan enojados estos d√≠as con Natalie por decir la verdad.

Deja un comentario