Cries and Whispers (1973) reseña de la película

Es una familia monstruosa. Maria (Liv Ullmann) es voluble y superficial, engaña a su marido y se niega a acudir en su ayuda cuando él se apuñala después de enterarse de su infidelidad. Karin (Ingrid Thulin) es fría y antipåtica, odia a su esposo, se corta con un fragmento de vidrio en un lugar íntimo y luego sonríe triunfalmente mientras la sangre se esparce por su rostro. En una de las escenas mås devastadoras de la película, Karin le dice a María lo mucho que siempre la odió.

Agnes (Harriet Andersson), la hermana moribunda, ha sido atrapada en un crisol de dolor. A veces grita, sonidos de animales heridos, luego Anna (Kari Sylwan) se le acerca, le pone la cabeza en el pecho y trata de consolarla. Anna es la buena persona de la pelĂ­cula, que reza a Dios por el alma de su difunta hija y se mueve silenciosamente en un segundo plano mientras la familia se come su propia alma. Ama a Agnes y amarĂ­a a los demĂĄs si pudieran ser amados.

Bergman nunca ha hecho otra pelĂ­cula tan dolorosa. Verlo es tocar los extremos del sentimiento humano. Es tan personal, tan Ă­ntimo, que casi quieres apartar la mirada. “Persona” (1966) lo indica, sobre todo con el uso de primeros planos para mostrar el misterio de la personalidad; ningĂșn otro director ha hecho mĂĄs con el rostro humano. Es como si “Gritos y susurros”, producido en 1972, lo llevara al final de sus intentos de pinchar la herida de su sufrimiento; sus pelĂ­culas posteriores devuelven a mĂĄs realismo, a recuerdos mĂĄs sensibles de su vida y sus fracasos (porque ningĂșn director es mĂĄs sistemĂĄticamente autobiogrĂĄfico). Y hacia el final estĂĄ «Faithless» (2000), dirigida por Ullmann a partir de su guiĂłn, en la que un anciano convoca a actores (o fantasmas) para que lo ayuden a lidiar con su arrepentimiento por lastimarlos.

«Gritos y susurros» fue fotografiado por Sven Nykvist, su director de fotografĂ­a de toda la vida, en una casa donde el papel tapiz, las alfombras y las cortinas son de un rojo sangre intenso. «Pienso en el interior del alma humana», escribe Bergman en su guiĂłn, «como un rojo membranoso». Todas las mujeres estĂĄn vestidas con vestidos blancos pasados ​​de moda o sĂĄbanas hasta el piso, excepto despuĂ©s de la muerte de Agnes, cuando Karin y Maria se vuelven negras. En un ensayo con el DVD, el crĂ­tico Peter Cowie cita al director: “Todas mis pelĂ­culas pueden pensarse en blanco y negro, con la excepciĂłn de ‘Gritos y susurros’. “SĂ­, porque los colores representan sus asociaciones emocionales fundamentales, con sangre, muerte y espiritualidad. Solo hay unos pocos respiros. Una toma de apertura domina los terrenos de la finca, y hay breves secuencias en el medio y al final mientras la familia camina por los frondosos terrenos. Estos momentos nos liberan brevemente de la claustrofĂłbica arena del dolor y la muerte.

Deja un comentario

PersecuciĂłn del mal: el extraordinario mundo de Ben Ferencz Film Review (2019)

Después de servir en la Segunda Guerra Mundial y ayudar a liberar los campos de concentración él mismo, el abogado de Harvard Ben Ferencz se convirtió en uno de los

Highway 61 (1992) revisiĂłn y resumen

Es la configuración de «Highway 61», una comedia de carretera bizarra y bizarra que viaja de Ontario a Louisiana sin conocer a nadie en el camino que no sea un

Reseña y resumen de la película Fading Gigolo (2014)

No es solo que Woody Allen interpreta a Murray, el viejo amigo de Fiorovante que sugiere que Fiorovante se acuesta con el dermatĂłlogo rico de Murray por dinero y luego