Crítica de la película Chytilova vs.Forman (1982)

            Pero primero vemos a la audiencia de Forman, sacando sus puros y dando instrucciones a los técnicos y actores durante la escena del salón de baile en "Ragtime".  Ninguna de estas escenas aporta mucho a lo que sabemos sobre la realización cinematográfica;  estos son los elementos básicos donde el director mira a través de la cámara y luego da órdenes.

            Sin embargo, cuando Chytilova adquiere Forman por su cuenta, los resultados son diferentes.  Como amigos visitantes de un pa√≠s extranjero, tienen una relaci√≥n natural, y Chytilova muestra a Forman desplomado en su cama deshecha en el dudoso hotel Chelsea de Manhattan, y explica que se queda all√≠ porque ya lo han transportado gratis durante un a√Īo.  Forman habla de sus inciertos primeros meses en Estados Unidos tras la invasi√≥n rusa.  Una Nochebuena, recuerda, una estaci√≥n de televisi√≥n de Nueva York transmiti√≥ la imagen de un le√Īo ardiendo en una chimenea, y √©l se sent√≥ solo en su habitaci√≥n, mirando el fuego en la televisi√≥n, sinti√©ndose solo y compadeci√©ndose de s√≠ mismo.  "¬°Fue genial!"  √©l recuerda.

            Hoy es un director de √©xito.  Chytilova, cuya propia carrera ha sido bloqueada por la burocracia checa, lo cuestiona sin descanso, pero rechaza sus preguntas: ‚ÄúTengo mucho miedo de hacer una declaraci√≥n importante y solemne.  ¬ŅQu√© pasa si mi pel√≠cula resulta ser una mierda?  Debatieron la naturaleza de la pel√≠cula.  √Čl piensa que es un medio realista, por lo que el p√ļblico nunca debe ser consciente de la presencia del director.  Ella no est√° de acuerdo, y no es de extra√Īar;  Al final de este documental, somos tan conscientes de su presencia fuera de c√°mara que casi deseamos que ella misma responda algunas de sus propias preguntas.

Deja un comentario