Que de Series Peliculas CrĂ­tica de la pelĂ­cula La ira de Becky (2023)

CrĂ­tica de la pelĂ­cula La ira de Becky (2023)

TodavĂ­a es probablemente revelador que, tanto en «Becky» como en «The Wrath of Becky», el personaje de Wilson tambiĂ©n debe perder a un ser querido antes de que se entusiasme por matar aspirantes a fascistas. No es suficiente que estos matones tontos sustituyan a los verdaderos grupos de odio estadounidenses, incluidos QAnon y Proud Boys: esta vez, al igual que la Ășltima vez, es personal.

“The Wrath of Becky” vuelve a leer inĂștilmente el montaje dramĂĄtico y batĂ©tico de la primera pelĂ­cula: Becky (todavĂ­a Wilson), ahora tres años mayor (16), observa a otra pandilla de hombres blancos matar a un querido guardiĂĄn. Al menos en “Becky”, el asesinato repentino y aparentemente fortuito del padre biolĂłgico de Becky, Jeff (Joel McHale), fue una injusticia cĂłsmica mĂĄs tras otra, segĂșn la lĂłgica emocional de Becky, de trece años. (Antes de que Jeff comience, intenta que Becky deje de hacer pucheros y se haga amigo de su nueva madrastra y hermanastra).

En «The Wrath of Becky», un trĂ­o de goteras inseguras, liderado por el baboso Sean (Matt Angel), sigue a Becky de vuelta a su casa despuĂ©s de que derrama cafĂ© en la entrepierna de Sean. Estos chicos tropiezan y tienen un encuentro fatal con Elena (Denise Burse), la Ășnica madre adoptiva a la que Becky se ha apegado en los tres años entre “Becky” y “The Wrath of Becky”. Becky jura vengar a Elena y rastrea al grupo de Sean hasta una casa apartada en un lago, donde esperan instrucciones de Darryl (Seann William Scott), un misterioso lĂ­der de culto parecido a Q.

Ver retorcerse a los patanes de Darryl que hablan duro es la mayor parte de la diversión en «La ira de Becky», ya que estos tipos, ademås de matar a Elena, también estån planeando un golpe al estilo del 6 de enero. Darryl sospecha que algo no es del todo kosher con Sean y sus muchachos, DJ (Aaron Dalla Villa) y Anthony (Michael Sirow). Pronto, Becky se revela y comienza a eliminar a los hombres de Darryl con trampas explosivas y el propio arsenal de armas de Proud Men.

Matar fanåticos es un pretexto lo suficientemente bueno para este tipo de entretenimiento diluido posterior al grindhouse, pero si honestamente vas a ir allí, no puedes parar hasta que hayas pasado el punto de la disculpa. Las asquerosas escenas de asesinatos en «The Wrath of Becky» se presentan cuidadosamente como gags cómicos sangrientos, aunque solo una de cada tres satisface como escaparate de este tipo de humor juvenil.

Deja un comentario