Crítica de la película La peor persona del mundo (2022)

‚ÄúMe siento como una espectadora de mi propia vida‚ÄĚ, dice Julie (Renate Reinsve), una mujer joven que todav√≠a est√° armando el espectro de sus deseos y necesidades emocionales. Ella le explica esto a Aksel (Anders Danielsen Lie), su amante, que es m√°s de una d√©cada mayor que ella. En Julie, la ansiedad millennial se manifiesta en brotes de frustraci√≥n y se siente estancada mientras lucha con el autodescubrimiento.

Dividida en una docena de cap√≠tulos (m√°s un pr√≥logo y un ep√≠logo), la pel√≠cula de estructura literaria presenta a Julie con un montaje de sus d√≠as universitarios atrapada en un torbellino de indecisi√≥n y exploraci√≥n, entre cambios de carrera y aventuras rom√°nticas. Pero al final del primer acto, Julie cumplir√° 30 a√Īos y se enfrentar√° a la inminente cuesti√≥n de la maternidad potencial.

Trier y su coguionista Eskil Vogt desde hace mucho tiempo fortalecen constantemente nuestra comprensi√≥n de Julie y sus parejas rom√°nticas a trav√©s de digresiones visuales perspicaces guiadas por la voz de una narradora. Empapado en las canciones enga√Īosamente alegres de Harry Nilsson, su lenguaje narrativo animado encuentra un veh√≠culo ideal en la forma en que el director de fotograf√≠a Kasper Tuxen cubre los rostros genuinos de los personajes con la iluminaci√≥n m√°s suave y elegante de los cielos n√≥rdicos.

Trabajando en una librer√≠a, despu√©s de incursionar en la medicina y la fotograf√≠a, Julie ahora est√° a la sombra de Aksel, un reverenciado dibujante de material pol√≠ticamente incorrecto. √Čl es una opci√≥n segura, un socio razonable, pero ella no est√° lista para el compromiso que √©l desea. Un montaje se suma a la sensaci√≥n de que est√° atrasada en el calendario de la vida, y muestra c√≥mo las mujeres de su linaje a lo largo de las generaciones ya estaban criando ni√Īos a su edad.

Parte del crecimiento de Julie en la graciosamente caprichosa ¬ęLa peor persona del mundo¬Ľ, mientras navega por el distanciamiento de su padre, proviene de momentos en los que muestra su fortaleza para alejarse de una situaci√≥n o de una persona para buscar su propia felicidad. Hay una agencia en su temeridad percibida que la coloca en un limbo entre el hedonismo juvenil y la madurez esperada.

Sin embargo, al abordar el egoísmo necesario para dejarse llevar por su intuición, muestra una profunda compasión por el ser humano al otro lado de todo cisma. Es en esas escenas en las que Julie y Aksel expresan el dolor por las cosas que tal vez nunca sucedan entre ellos, que Trier captura una muestra de honestidad casi impactante, libre de cualquier armadura defensiva. Aquí hay dos personas que se aman, que pueden aceptar la imposibilidad de su unión en este momento.

Deja un comentario