CrĂ­tica y resumen de la pelĂ­cula La larga noche (2022)

Grace (Scout Taylor-Compton) es una joven que nunca ha conocido a su verdadera familia y ha pasado años tratando de encontrarla. Cuando recibe una llamada de un investigador que afirma tener una pista importante sobre su ascendencia, ella y su novio Jack (Nolan Gerard Funk) se suben a su automĂłvil y salen de Nueva York para un viaje a la plantaciĂłn remota del investigador en lo profundo. Sur. Cuando llegan, el chico no estĂĄ allĂ­. Pero cuando entran para esperarlo, comienzan a suceder cosas extrañas. Las serpientes estĂĄn empezando a aparecer por todas partes. Un altar misterioso se descubre en los bosques cercanos. La recepciĂłn telefĂłnica cambia de clara a amenazante. MĂĄs importante aĂșn, una vez que cae la noche y finalmente deciden que podrĂ­a ser hora de huir, descubren que su automĂłvil no funciona y que la casa estĂĄ rodeada por lo que parecen ser miembros de un culto misterioso que usan mĂĄscaras con cabeza de cabra y que claramente estĂĄn allĂ­. por algo
 o por alguien.

Todo lo que he dicho tiene lugar en la primera media hora de la película, y el resto de la película consiste en Grace y Jack luchando contra los invasores mientras intentan descubrir qué quieren con ellos. Sospecho que la mayoría de los espectadores, especialmente aquellos que aman las películas de terror, se darån cuenta de cómo se desarrollarån las cosas mucho antes de que lo hagan, pero ni el director Rich Ragsdale ni los guionistas Mark Young y Robert Shepp intentan jugar con estas expectativas. En cambio, se contentan con simplemente seguir los movimientos esperados y, aunque los ejecutan con cierta habilidad, sus esfuerzos no van mucho mås allå. Incluso el inevitable «¥BOO!» momentos de miedo cuando alguien o algo aparece de repente para sorprender a todos en la pantalla y en la audiencia se siente mås superficial que cualquier otra cosa.

MĂĄs allĂĄ de la falta de originalidad, la pelĂ­cula tambiĂ©n adolece de una falta de personajes entrañables. Grace es bastante dulce y agradable y la actuaciĂłn de Compton-Taylor es probablemente lo mejor aquĂ­, pero no es particularmente interesante. Jack, por otro lado, es un imbĂ©cil de grado A desde las escenas iniciales que los espectadores buscarĂĄn activamente que le suceda algo desagradable. (Dicho esto, me divirtiĂł la parte en la que trata de intimidar a la multitud de miembros de la secta que se reĂșnen afuera informĂĄndoles que ha estado en Princeton). Como es imposible desarrollar un profundo interĂ©s en uno de ellos, todo se convierte en un ejercicio cada vez mĂĄs tedioso.

Deja un comentario