Daddy’s Gone A-Hunting (1969) rese√Īa de la pel√≠cula

Robson nos presenta una situaci√≥n intrigante. Una joven inglesa (la petulante Carol White) llega a San Francisco, conoce a un chico (Scott Hylands) y queda embarazada. Ella tiene un aborto. La acusa de haber matado a su hijo. Unos meses m√°s tarde, conoce a Arrow (Paul Burke) y se casa con √©l. Tienen un bebe. Es candidato al Congreso, por lo que no puede haber ning√ļn soplo de esc√°ndalo (muy √ļtil, porque de lo contrario le contar√≠a toda la historia y la trama se desmorona). Su primer amante, un psic√≥pata melodram√°tico que ha visto demasiadas pel√≠culas, pone en marcha una larga y complicada cadena de acontecimientos destinados a obligarla a asesinar a su beb√©: ¬ęT√ļ asesinaste a mi hijo, ahora asesinas a su hijo¬Ľ. Suficientemente simple.

La situación se expone brevemente; tenemos que tener fe en su relación con los dos hombres, sus personajes, sus procesos mentales e incluso toda la situación improbable. Lo hacemos porque es un thriller, y en los thrillers quieres creer y no haces preguntas incómodas. También perdonamos al recién llegado Scott Hylands, que no sabe qué hacer con las manos en la cámara y las arroja torpemente.

Su error es menos grave que la elecci√≥n de Carol White en el papel central. Se ve demasiado sana, demasiado rubia, demasiado regordeta, demasiado simple, demasiado segura de acercarse a la estatura de la hero√≠na encantada. Lo que se necesitaba era una morena hipertiroidea de ojos inquietos. Despu√©s de que Hylands secuestra al beb√©, coloca una serie de trampas inteligentes que reducir√≠an a cualquier otra persona a una masa temblorosa; La se√Īorita White lo acepta como enfermero del ej√©rcito. Como esposo, Burke es igual de leal, ayudando a la polic√≠a a monitorear las conversaciones telef√≥nicas y todo.

Pero estas son debilidades que se pueden perdonar, especialmente en los √ļltimos 30 minutos de la pel√≠cula. El secuestrador conduce a la madre a trav√©s de una extra√Īa persecuci√≥n que culmina (con una reverencia a ¬ęKing Kong¬Ľ) en la cima. Tiene al ni√Īo en una canasta para gatos; ella sube al tejado detr√°s de √©l; los polic√≠as de los tejados vecinos apuntan con sus armas y se preguntan si pueden sacar al asesino sin golpear a la madre o al beb√©. Y se desarrolla una hermosa y aterradora sensaci√≥n de v√©rtigo.

Y luego, en las √ļltimas escenas maravillosamente filmadas, pero me matar√≠as si entro all√≠, ¬Ņno? As√≠ que digamos que ¬ęDaddy’s Gone A-Hunting¬Ľ tiene muchos problemas, pero funciona al nivel prometido. Te absorbe, coloca con firmeza lo macabro en medio de lo mundano (como el buen Hitchcock), y al final realmente te asusta. Entonces, tal vez realmente no necesitaba ser mejor.

Deja un comentario

Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Stroker Ace (1983)

Reynolds interpreta al mismo Good Ol ‘Boy b√°sico que ha estado refinando durante a√Īos: el personaje astuto que persigue a las mujeres con algunos buenos amigos y un ojo para

Blade Runner 2049 (2017) revisión de la película

Aquí es donde las cosas se ponen un poco complicadas para un crítico de cine. Villeneuve y el equipo de Warner Brothers han pedido a los críticos que sean increíblemente

Sharkwater: Extinction (2019) rese√Īa de la pel√≠cula

Probablemente hab√≠a una forma de navegar por este campo minado pol√≠tico y ret√≥rico, pero las pel√≠culas de ¬ęSharkwater¬Ľ apenas lo reconocen. Lo m√°s cercano que nos acercamos en esta pel√≠cula