Después de la reseña de la película y el resumen de la película (2020)

Bloch utiliza su experiencia como una entrada personal a estos temas, a veces literalmente. Elle adopte une approche du documentaire Ă  la Michael Moore et est dans presque toutes les images du film, soit en train de diriger la camĂ©ra vers sa prochaine interview, en partageant un cƓur Ă  cƓur avec ses sujets ou en entrant dans une altercation potentiellement tendue dans la calle. En un momento algo incĂłmodo, se convierte en parte de una protesta palestina contra los ocupantes preguntando si alguien habla inglĂ©s o hebreo.

Las intenciones de Bloch son buenas, pero a veces parecen demasiado egoístas. La película trata tanto sobre ella como sobre la teoría que observó al examinar la historia de trauma de su familia y al examinar cómo la violencia de hoy podría marcar a las generaciones futuras. Siempre que se aleja demasiado del tema original, Bloch vuelve al motivo agridulce de su recuerdo de infancia de caminar con su tío cargando helado en casa en su refrigerador, una escena que tiene sentido. Cuanto mås pesado mås lo vemos y revela mås sobre su historia de fondo. Es un recordatorio emocional sutil pero eficaz de la pérdida que se ha sufrido y se sigue infligiendo.

La pelĂ­cula va y viene entre el presente y el pasado; Depende del espectador seguir o asumir que el tiempo tiene la mala costumbre de repetir sus peores cualidades. Algunos puntos se pierden entre algunas de las discusiones mĂĄs acaloradas de la pelĂ­cula, como la idea de que parte de la razĂłn por la que el Holocausto todavĂ­a persigue a los alemanes hoy en dĂ­a es que muchos de esta generaciĂłn se negaron a reconocerlo o discutirlo en absoluto. A medida que se forman mĂĄs y mĂĄs generaciones, hay un sentimiento mixto de vergĂŒenza, resentimiento o desilusiĂłn heredada. Bloch no se apega al tema lo suficiente como para prescribir una lista de los prĂłximos pasos como «deberĂ­amos hablar mĂĄs sobre Ă©l», solo piensa en ello antes de pasar al siguiente conjunto de ideas.

ÂżEs posible alguna vez sanar de tal evento o perdonar a las personas que tan cĂłmodamente han ignorado o aprobado la persecuciĂłn de tu pueblo? El documental no parece tener una respuesta clara, ya que la mayorĂ­a de los sujetos de la entrevista tampoco lo resolvieron por sĂ­ mismos. En ese sentido, “Afterward” parece ser el primero de una serie de sesiones de terapia, un buen lugar para comenzar, pero con muchas horas de discusiĂłn aĂșn por venir.
.

Etiquetas:

Deja un comentario