Que de Series Peliculas El quinto jinete es miedo (1968) reseña de la película

El quinto jinete es miedo (1968) reseña de la película

Menciono a Fellini porque esta pelĂ­cula parece tener lo que Fellini y muy pocos directores son capaces de hacer: sentido del ritmo. No es una serie de escenas de corte juntas, no una serie de declaraciones hechas una tras otra, sino una pelĂ­cula total, concebida como una idea completa.

La historia es la de un viejo médico judío a quien los nazis le prohibieron practicar la medicina. Trabaja en un gran almacén como empleado, catalogando propiedades judías confiscadas.

Al principio no nos damos cuenta exactamente de dónde estamos, y mientras el anciano se mueve por habitaciones llenas de relojes, violines y tazas de té, su existencia se siente casi como un sueño. Pero pronto descubrimos que esto es Praga, la ciudad de Kafka, y que la vida humana es muy real.

Un partidario lesionado es llevado al médico para recibir tratamiento médico. Lo cura, lo esconde y va en busca de morfina a Praga para aliviar el dolor del hombre.

Su viaje es como un viaje por el inframundo. Esto lo lleva a un burdel, un manicomio y un club nocturno conocido como Desperation Bar, donde los judĂ­os se han reunido para beber y escuchar el piano y tratar de ignorar el significado de los nazis en las calles de afuera.

Esta escena en la discoteca es de un brillo singular. Brynych usa su cĂĄmara como lo hace Fellini, moviĂ©ndose casi al ritmo de la mĂșsica, capturando rostros y actitudes para siempre sobre un fondo blanco sĂłlido. El uso de la mĂșsica en esta escena, y en toda la imagen, es quizĂĄs el mejor desde «La Dolce Vita». Una vez mĂĄs, el sonido de una orquesta de cĂłcteles parecĂ­a inexplicablemente trĂĄgico.

DespuĂ©s de que el anciano toma la morfina, regresa a su pensiĂłn. Ya hemos conocido a los otros inquilinos: un pequeño funcionario nazi, un abogado adinerado, un profesor de mĂșsica, un excĂ©ntrico.

Es difĂ­cil describir lo que sucede entonces sin destruir el impacto de los Ășltimos minutos. Pero dirĂ© que Brynych encuentra una manera sutil de demostrar que los compañeros de habitaciĂłn en este edificio, cada uno a su manera, son tan culpables como los nazis por el evento que estĂĄ teniendo lugar.

«El quinto jinete es el miedo» es una obra magnífica y distinguida. Imagino que ganarå el Oscar a la mejor película extranjera este año.

NOTA DEL EDITOR: «El quinto jinete es el miedo» no fue nominado a un Oscar. La entrada de Checoslovaquia a la mejor película extranjera de 1967 fue «Trenes vigilados de cerca» de Jiri Menzel (ganó); la entrada de 1968 fue «The Firefighters Ball» de Milos Forman (perdió ante la rusa «War and Peace»).

Deja un comentario

Related Post