Que de Series Peliculas El séptimo sello (1957) reseña de la película

El séptimo sello (1957) reseña de la película

Continuando su camino, el caballero y el escudero se encuentran con un grupo de artistas, incluida una pareja llamada Joseph y Marie que tienen un hijo pequeño.

Visitan una granja aparentemente desierta, donde el escudero sorprende a un hombre llamado Raval que intenta robar el brazalete de una víctima de la peste. Este Raval es el mismo teólogo que, años antes, había convencido al caballero de unirse a las Cruzadas.

La plaga inspirĂł un comportamiento extremo. Un grupo de flagelantes desfila, algunos portando pesadas cruces, otros azotĂĄndose unos a otros, haciendo penitencia. El caballero y el escudero conocen a una niña (Maud Hansson), encerrada en una jaula, que serĂĄ quemada en la hoguera; sus captores explican que se acostĂł con el diablo, causando la plaga. El caballero le pregunta a la niña sobre el diablo, quien deberĂ­a saber si Dios existe. «MĂ­rame a los ojos», dijo la mujer. “El sacerdote podĂ­a verlo allĂ­, y los soldados, no querĂ­an tocarme. Ella estĂĄ casi orgullosa. «Solo veo terror», dijo el caballero. MĂĄs tarde, mientras la mujer se prepara para arder, el escudero dice: «MĂ­rala a los ojos. Ella solo ve el vacĂ­o.» No puede ser «, dijo el caballero. Nos quedamos, casi hasta ‘al final, con la posibilidad de que aunque la muerte existe como una figura sobrenatural, no existe una estructura mĂĄs grande en la que Dios juegue un papel.

Nacen algunos cineastas. Ingmar Bergman había terminado. Salir adelante por sí mismo. Nacido en Uppsala en 1918, era hijo de un pastor luterano cuya estricta educación incluyó el castigo (recordado en las películas) del niño encerrado en un armario «con cosas que te comerån los dedos de los pies». Sus primeras películas de posguerra, poco vistas hoy en día, son mezclas inquietantes de neorrealismo italiano y drama social de Hollywood, e incluso los títulos («Estå lloviendo sobre nuestro amor», «La noche es mi futuro») sugieren su banalidad. No se sentía cómodo en el mundo de los pequeños gestos realistas y el comportamiento cotidiano, y fue sólo cuando volvió a sumergirse en problemas mås serios que empezó a encontrar su genio, en películas como «To Joy» (1949) y «Sawdust and Tinsel». «(1953). «The Seventh Seal» y «Wild Strawberries», ambos lanzados en 1957, marcan su mayoría de edad como artista, ambos tratan sobre hombres al final de sus vidas, en un viaje en busca de sentido.

La bĂșsqueda espiritual de Bergman es fundamental para las pelĂ­culas que hizo a mitad de su carrera. «El SĂ©ptimo Sello» abre este perĂ­odo, durante el cual pregunta, una y otra vez, por quĂ© Dios parece ausente del mundo. En «Through a Glass Darkly» (1962), la heroĂ­na mentalmente enferma ve a Dios como una araña. En la austera «Winter Light» (1962), reaparecen Bjornstrand y von Sydow, en la historia de un sacerdote rural cuya fe se ve amenazada por la inminente catĂĄstrofe nuclear. En «Persona» (1966), las imĂĄgenes de televisiĂłn de la guerra hacen que la actriz simplemente deje de hablar. En la obra maestra «Gritos y susurros» (1973), una mujer que muere de cĂĄncer descubre una fe que sus hermanas no pueden comprender ni compartir.

Deja un comentario