En busca de un beso de medianoche (2008) rese√Īa de la pel√≠cula

McNairy interpreta a Wilson, quien comienza la v√≠spera de A√Īo Nuevo con una nota poco prometedora al masturbarse frente a una imagen de computadora con Photoshop de la novia de su compa√Īero de cuarto. Es descubierto por el compa√Īero de cuarto y la novia. Molesto. Min (Katy Luong) afirma que de alguna manera se siente halagada. Jacob (Brian Matthew McGuire) decide que Wilson claramente necesita una cita y sugiere una publicaci√≥n en Craigslist. ¬ęEl mis√°ntropo busca al mis√°ntropo¬Ľ, dice Wilson con amargura. Recibe una llamada de Vivian (Sara Simmonds). Entrevista a candidatos porque no quiere pasar la noche con un perdedor.

En el caf√© en la acera donde comienza la audici√≥n de Wilson, Vivian aparece como una artista de rega√Īos agresiva y furiosamente ardiente. Afirma que tiene 17 a√Īos, luego acusa a Wilson de ser un violador mental legal y luego dice que tiene 27. Su conversaci√≥n va bastante bien despu√©s de eso, y ella le da hasta las 6 p.m. antes de llamar a otro candidato.

En este punto, sospechamos que su fecha ser√° muy corta y se puede derramar sangre. Luego comienza un largo d√≠a de viaje a trav√©s de la noche, coreografiado con delicadeza, un poco de humor y un poco de patetismo por el guionista y director Alex Holdridge, y fotografiado en glorioso blanco y negro por Robert Murphy. En metro, deambulan por el centro de Los √Āngeles, incluido el barrio de Sheridan Square, frecuentado por palacios de cine abandonados y cerrados. En el escenario de una de ellas, Vivian, que quiere ser actriz, sue√Īa con reabrir todos los teatros y recrear una √©poca dorada. Wilson, quien se mud√≥ a Los √Āngeles hace tres meses desde Texas, ten√≠a un gui√≥n, claro, pero se perdi√≥ cuando le robaron su computadora port√°til.

El blanco y negro es el medio apropiado para este material. Holdridge encuentra lugares que, ir√≥nicamente, se parecen a Los √Āngeles, pero a diferencia de cualquier parte de la ciudad que nunca hayas visto antes. Un distrito de negocios en decadencia no es un lugar para comenzar una cita, pero el entusiasta Wilson incluso encuentra romance en un letrero pintado en un edificio antiguo: ¬ęDistrito Sanitario de Los √Āngeles 1927¬Ľ.

Hablan. Yo no lo llamar√≠a coqueteo. Ambos son dolorosamente graves. Revelan secretos. Es posible que pueda adivinar uno de ellos. Hablan de su abusivo exnovio Redneck y van juntos a robarle la propiedad de su ex apartamento. Acusa a Wilson de planear tener relaciones sexuales en su primera cita y le pregunta: ‚ÄúUsas cond√≥n, ¬Ņno? El lo niega. Ella descubre que lleva cinco. √Čl puede explicarlo. En cierto modo, los usa para su compa√Īero de cuarto.

Deja un comentario