√Črase una vez (2017) rese√Īa de la pel√≠cula

Fiel al título del libro original del cuento, su historia de amor es una que abarca tres vidas, tres mundos, diez mil flores de durazno y logra crear un verdadero dolor de cabeza a la hora de seguir los dos primeros conceptos. La distancia titular del fruto, en cambio, se refiere a la singularidad paterna de que el destino nos tiene reservada una sola flor de melocotón para todos nosotros. Es una poesía rara en una película que es parte de la razón por la que los fuegos artificiales, las tarjetas Hallmark y los acróbatas siempre cautivarán a la gente, de una forma u otra.

Todo esto se filma, salvo contadas excepciones, en grandes escenarios de sonido. S√≠, los decorados en s√≠ est√°n llenos de detalles florales y todos los colores vivos del espectro, y el trabajo de la pantalla verde crea fondos que parecen extenderse por miles de millas como un paisaje paradis√≠aco suavemente iluminado (muy parecido a ¬ęLa Gran Muralla¬Ľ, cuyo director Zhao Xiaoding fue el director de fotograf√≠a). Pero la naturaleza plana resulta convincente, creando un espect√°culo so√Īoliento de personajes caminando y hablando (y a veces peleando) alrededor de pantallas verdes, similar al famoso bloqueo sin vida de las precuelas de ¬ęStar Wars¬Ľ de George Lucas.

Demostrando que incluso los directores de fotograf√≠a m√°s experimentados pueden ser directores d√©biles, Xiaoding enmarca a sus grandes personajes con planos medios cohesivos, lo que nos hace m√°s conscientes de que no vemos un mundo de fantas√≠a cobrar vida, sino que se establece con √©l. espacio. El efecto es claustrof√≥bico y frustrante: incluso antes de que comience, ¬ęOnce Upon a Time¬Ľ muestra una docena de videos de logotipos de producci√≥n y, sin embargo, incluso con todo ese dinero invertido en lujosos trajes y paisajes brillantes, no puede presentar esa perspectiva de un visor de su universo cinematogr√°fico. Once Upon a Time parece preparada para las pantallas m√°s peque√Īas posibles, y cualquier pantalla m√°s grande es un regalo m√°s para los financieros que para el espectador.

Deja un comentario