Que de Series Peliculas Escenas de una rese√Īa cinematogr√°fica de bodas (1974)

Escenas de una rese√Īa cinematogr√°fica de bodas (1974)

Pero √©l se va, y la forma de la pel√≠cula es una toma a veces dura, a veces suave, en √ļltima instancia rom√°ntica (de una manera adulta y realista) de las etapas de esta relaci√≥n. Al principio, la atracci√≥n sexual que sienten el uno por el otro permanece, incluso si se sienten amargados por las heridas y recriminaciones mutuas. Las frustraciones que sienten sobre s√≠ mismos se eliminan unas sobre otras. En un momento, la golpea y llora por s√≠ mismo, y nunca hab√≠amos visto tanta desesperaci√≥n en la pantalla. Pero el paso del tiempo disminuye el dolor inmediato y el sentimiento de traici√≥n. Y finalmente, pueden encontrarse como buenos amigos e incluso tener sexo, como si estuvieran visitando una casa antigua en la que alguna vez se sintieron c√≥modos.

Se separan, se casan con otras personas (que también se quedan al margen), se encuentran de vez en cuando.

Diez a√Īos despu√©s del estreno de la pel√≠cula, se encuentran en Estocolmo cuando sus dos esposos est√°n fuera del pa√≠s y, nost√°lgica alondra, deciden pasar un fin de semana en su antiguo chalet de verano. Pero est√° atormentado por los recuerdos, y van a una caba√Īa cercana.

En la √ļltima parte de la pel√≠cula (subtitulada ¬ęEn medio de la noche en una casa oscura¬Ľ), Marianne se despierta gritando en una pesadilla y Johan la sostiene en sus brazos.

Y han pasado veinte a√Īos despu√©s de su matrimonio, y diez a√Īos despu√©s de su divorcio, y ahora est√°n en la cincuentena, pero en la noche los amantes amorosos y asustados contin√ļan tranquiliz√°ndose a s√≠ mismos.

Y esto es lo que Bergman supo aceptar, la fuente de su reconciliaci√≥n: m√°s all√° del amor, m√°s all√° del matrimonio, m√°s all√° del ego√≠smo que destruye el amor, m√°s all√° de la fuerza centr√≠fuga que separa los egos de los dem√°s e impide relaciones duraderas – m√°s all√° de todas estas cosas, hay Todav√≠a es lo que sabemos el uno del otro, que nos preocupamos el uno por el otro, que en veinte a√Īos estas personas se han tocado y experimentado tan profundamente que todav√≠a recuerdan, y todav√≠a necesitan.

Marianne y Johan solo est√°n casados ‚Äč‚Äčdurante la primera parte de esta pel√≠cula, pero el resto tambi√©n son escenas de su boda.

Deja un comentario

Related Post