Esta es la reseña de la película Night (2021)

«This is the Night» claramente aspira a sonar como las maravillosas pelĂ­culas semi-autobiogrĂĄficas que Barry Levinson hizo sobre su infancia en Baltimore en los años cincuenta y sesenta. Esas pelĂ­culas – «Diner» (1982), «Tin Men» (1987), «Avalon» (1990) y «Liberty Heights» (1999) – fueron maravillosas porque incluso si nunca has puesto un pie en Maryland o has hecho cosas interesantes con una caja de palomitas de maĂ­z, todavĂ­a funcionaban; Levinson aprovechĂł los sentimientos y emociones universales fĂĄcilmente reconocibles, sin importar de dĂłnde vienes o cuĂĄndo lo hiciste. En comparaciĂłn, todo en «This is the Night» se siente artificial y artificial, el equivalente cinematogrĂĄfico de un restaurante temĂĄtico mal. No solo nada de eso funciona, sino que hay momentos en los que parece que cada escena intenta ser la mĂĄs incĂłmoda y sorprendente del grupo. CrĂ©ame, hay muchos competidores por este precio loco en particular.

En cuanto al llamativo gancho, el ĂĄngulo «Rocky III», resulta ser uno de los mayores errores de cĂĄlculo. Dios sabe que a veces puedo ser culpable de adorar la basura de mi juventud (no crees que tuve que investigar esas fechas de lanzamiento de «Star Trek II» o «Megaforce», Âżverdad?) Pero independientemente de la importancia que haya tenido la pelĂ­cula de Stallone en un DeMonaco joven, no se traduce bien aquĂ­. Si hubiera usado la pelĂ­cula para explorar cuidadosamente por quĂ© incluso los aspectos mĂĄs insignificantes de la cultura popular (y al contrario, «Rocky III» cae en esa categorĂ­a) pueden tener un control tan poderoso sobre nosotros, habrĂ­a sido interesante. En cambio, DeMonaco presenta la reverencia como un hecho y con un celo que a veces rechina los dientes, especialmente porque la lecciĂłn que a veces se aprende es que no hay ningĂșn problema que no se pueda resolver con un puñetazo en la cara.

QuizĂĄs la mejor manera de ilustrar adecuadamente los fracasos masivos de «This is the Night» es señalarle una pelĂ­cula que intenta hacer muchas de las mismas cosas que hace, pero infinitamente mejor. Esa pelĂ­cula serĂ­a «Matinee», la maravillosa, aunque tristemente subestimada, pelĂ­cula de 1993 de Joe Dante sobre un adolescente de Florida que se enfrenta a todo, desde confesar su amor hasta su enamoramiento de toda la vida y los temores inminentes de aniquilaciĂłn causados ​​por la crisis de los misiles cubanos y la bĂșsqueda de inspiraciĂłn. de un productor de cine tonto al estilo de William Castle que ha llegado para ver un adelanto de su Ășltimo trabajo, «Mant!» Inteligente, divertida y bien informada, la pelĂ­cula funcionĂł maravillosamente como una historia de mayorĂ­a de edad y como una carta de amor al poder de la cultura popular sin sucumbir nunca a la nostalgia vacĂ­a y puede ser entendida y adoptada por cualquiera, sea o no estaban allĂ­ en el momento en que se definiĂł. En comparaciĂłn, el Ășnico sentimiento genuino que «This is the Night» inspirarĂĄ en los espectadores es el ferviente deseo de que la pelĂ­cula simplemente ignorara todos los yoyos expuestos y, en cambio, se centrara en las almas mĂĄs valientes y sabias que eligieron ir allĂ­. en el otro teatro de la ciudad y ver «Los hombres muertos no usan cuadros» en su lugar.

Ahora jugando en cines selectos.

Deja un comentario