Evil Dead 2: Dead by Dawn (1987) reseña de la película

Esta historia se cuenta con efectos especiales de pared a pared. Los esqueletos bailan a la luz de la luna. Las cabezas se vuelven contra los cuerpos. Las manos se vuelven locas y comienzan a atacar a sus dueños. Una vez cortadas, tienen vida propia. Las cabezas se sujetan con vicios y se aplastan. La sangre brota por todas partes. Las tripas se estån derramando. El limo escupe. Si las imågenes malolientes de sangre horrible no son, como dice el refrån, tu taza de té, es muy probable que no lo estés pasando bien durante esta película.

Por otro lado, si sabes que estos son solo efectos especiales, has visto muchas otras películas y tienes buen sentido del humor, es posible que te lo pases genial en “Evil Dead 2”. Lo hice, hasta cierto punto. La película devora ideas a un ritmo tan prodigioso que comienza a repetirse hacia el final, pero los primeros 45 minutos tienen una especie de genio maníaco e inspirado.

Considere, por ejemplo, la escena en la que el hĂ©roe se corta la mano del cuerpo y la mano se quita la vida y lo ataca. Olvida la sangre y la sangre y algunos detalles, y toda esta secuencia estĂĄ construida como un tributo a los Tres Chiflados. Considere la escena en la que el hĂ©roe coloca una motosierra en lo que queda de su brazo amputado. Asqueroso, Âżverdad? Pero el director Sam Raimi lo aborda como un disparo furtivo de la forma en que Robert De Niro se armĂł en “Taxi Driver”.

No estoy diciendo que “Evil Dead 2” sea divertido solo porque puedes detectar las referencias a otras películas. Esto se debe a que (a) la violencia y el gore se llevan a tal extremo que dejan de ser repugnantes y se vuelven surrealistas; (b) la sincronización de la película está dirigida a la comedia, no al impacto, y (c) la intensidad sucia y de bajo presupuesto de la película le da una calidad adorable que las películas de alta tecnología no tendrían.

Hay una toma en la pelĂ­cula que es una especie de obra maestra. Hay una fuerza en el bosque. Nunca lo vemos, pero vemos las cosas desde su punto de vista. En una toma de vista ininterrumpida larga y muy compleja, esta fuerza ruge a travĂ©s del bosque, aplana todo, se estrella contra la puerta de la cabaña y ruge habitaciĂłn tras habitaciĂłn con un salvajismo imparable, persiguiendo al hĂ©roe hasta que … broma.
.

Etiquetas: ,

Deja un comentario