Que de Series Peliculas Film Review Uno canta, el otro no (1977)

Film Review Uno canta, el otro no (1977)

Así comienza «Uno canta, el otro no canta» de Agnes Varda que, a pesar de sus oscuros comienzos, se convierte en una de las películas mås atractivas de un director francés cuyo mejor trabajo siempre ha encontrado el equilibrio entre el corazón y la mente. . Varda trabaja cerca del grano humano; Siempre que puede, insiste en realizar documentales entre cada uno de sus largometrajes, para estar en contacto con la realidad y no caer en las deriva estilísticas de las grandes películas de ficción.

Esta moderaciĂłn no siempre es evidente en «Uno canta, el otro no», que contiene unas tres o cuatro canciones de mĂĄs para sostener su tema. Pero avanzo en la historia, que es la sencillez misma: tras la muerte de su amante, Suzanne se va con sus hijos a vivir en la finca de sus padres en el campo, y Apple
 bueno, Apple tiene aventuras.

Se convierte en cantante de pop. Se convierte en feminista y forma un grupo de canto dedicado a la liberación de la mujer. Se enamora de un estudiante iraní, que parece ser un tipo de persona en Francia y otra después de casarse con él y regresar a Irån para tener a su hijo. En casa, es un chovinista incondicional, que insiste en que su esposa ocupe los roles tradicionales. Ella no lo ve, y finalmente se separan, mås o menos amigos, y ella regresa a Francia.

Mientras tanto, las dos mujeres se han mantenido en contacto a lo largo de los años. A veces se encuentran; la mayorĂ­a de las veces serĂĄ por carta o postal, Apple llega de un lugar exĂłtico y Suzanne (que acabarĂĄ casĂĄndose con un mĂ©dico) responde con noticias de los tranquilizadores ritmos de la vida en la granja. El tĂ­tulo de Varda es perfecto (y aĂșn mĂĄs melĂłdico en francĂ©s: «Uno canta, el otro no»). Los tenemos aquĂ­, dijo: dos mujeres, amigas, una canta y la otra no, pero seguirĂĄn siendo amigas y hermanas toda la vida.

Los Ășltimos pasajes de la pelĂ­cula se encuentran entre los mejores. Apple viene con su hijo y sus amigos para pasar un tiempo en la granja, por lo que varias generaciones se unen cuando los dos amigos se acercan a la mitad de sus vidas. Hay un picnic, niños jugando, vino y cantando (pero demasiadas canciones), y lo que hace Varda, de una manera tortuosa, es abogar por el feminismo con una voz lĂ­rica en cambio, con una voz moralizadora.

Deja un comentario