Girl in Progress (2012) reseña de la película

La madre de Ansiedad es Grace (Eva Mendes), una mujer que tiene sus propios problemas. Durante los días limpia la casa del Dr. Harford (Matthew Modine), casado, y por las noches es una popular mesera en una choza de almejas en Vancouver (que, por supuesto, no se identifica; Canadå vuelve a interpretar a Estados Unidos). Grace y el médico estån teniendo una aventura, y Grace tendría que leer algunos libros mås antes de creerle cuando le dijo que iba a dejar a su esposa e hijo y casarse con ella.

La mejor amiga de Ansiedad es la atractiva Tavita (Raini RodrĂ­guez), quien es leal, leal y con sobrepeso. Ella es una de esas novias que deberĂ­as quedarte contigo en lugar de deshacerte debido a algunos ritos extravagantes de la teorĂ­a del pasaje. CuĂĄndo y cĂłmo Ansiedad la abandona es tan estĂșpidamente cruel que la subtrama socava la pelĂ­cula y causa un daño severo al personaje.

Ansiedad ha elegido con quiĂ©n quiere perder su virginidad. Este es un personaje identificado en los crĂ©ditos como Bad Boy (Richard Harmon). ÂĄCuidado, mujeres! Nunca debes acostarte con un hombre cuyo Ășnico atributo es querer acostarse con Ă©l. DeberĂ­a escribir mi propio libro. Debido a que Ansiedad es una encantadora inteligente y Cierra Ramirez la interpreta bien, realmente deberĂ­a estar por encima de ese tipo de cosas, por encima de toda la pelĂ­cula, de verdad. Es bastante difĂ­cil aceptarla como una heroĂ­na cuando es una traidora a Tavita y busca descaradamente el servicio de semental.

La película, escrita por Hiram Martinez y dirigida por Patricia Riggen, encuentra paralelos entre la relación imprudente entre Ansiedad y su madre, quienes tienen un gusto imprudente por los hombres. La madre no estå muy atenta a su hija, por eso la niña se ve empujada a crecer estudiando libros. Otra actriz demasiado buena para esta película es Eva Mendes. Debo añadir que la choza de las almejas también es demasiado buena. Sigue siendo uno de esos restaurantes de cine donde los asiduos conocen a todo el mundo; proporciona el escenario en el que se desarrolla su vida.

Me pregunto si recientemente he pasado por un moralista. Mientras revisaba «God Bless America» ​​de Bobcat Goldthwait, sentĂ­ que era necesario señalar que, maldita sea, no estĂĄ bien matar gente, incluso si te ofenden en la realidad televisiva. Ahora, me pregunto quĂ© adolescentes tenĂ­an en mente los creadores de «Girl in Progress» y si realmente lo ven como un progreso.

Deja un comentario