Girl’s Life (2004) reseña de la pelĂ­cula

Todo suena como material de una comedia sexual de mala calidad, pero «This Girl’s Life» lo interpreta con cuidado y no evita problemas reales. Intrigada por su poder en la situaciĂłn original, Moon saca un anuncio de una «Agencia de InvestigaciĂłn Sexual». Ella pondrĂĄ a prueba la lealtad de su esposo o novio. Esto resulta ser una muy mala idea, ya que descubre que un concesionario de automĂłviles (Michael Rapaport) no pasa la prueba, descubre que su esposa la contratĂł, le muestra la foto de su hijo y le dice que si ella se lo dice. , estĂĄ perdiendo a su familia. ÂżQuiere ser responsable de ello?

Las cartas se apilan a su favor en sus «investigaciones», ya que Moon es sexy y sutil, y se necesitaría un buen hombre real para resistirse a ella. De hecho, descubre que cuanto mås ejerce su poder sexual, menos segura estå de sí misma; su precoz certeza se convierte en duda y descontento. ¿Debería renovar su contrato con Aronson (Tomas Arana), el rey del porno? Jugó como un hombre de negocios bien hablado, no sin encanto, que tiene los pies en la tierra sobre su negocio, no es sombrío y puede ser persuasivo. Pero el viaje de Moon a una clínica de SIDA es el tipo de experiencia aleccionadora.

«This Girl’s Life» tiene una construcciĂłn desigual y un final de retazos. No estoy seguro de haber entendido exactamente por quĂ© el amor de Moon por el sexo resultĂł en un trabajo porno. Y la actuaciĂłn de James Woods, por muy buena que sea, es casi demasiado fuerte para un papel secundario en una pelĂ­cula que, despuĂ©s de todo, no se trata de Ă©l.

La pelĂ­cula fue dirigida por un director y guionista britĂĄnico llamado Ash, cuyas pelĂ­culas anteriores «Bang» (1995) y «Pups» (1999) han demostrado un verdadero talento. La primera fue protagonizada por Darling Narita como una mujer que es abusada por un policĂ­a, la ata, le roba el uniforme y la motocicleta y aprende mucho sobre Los Ángeles haciĂ©ndose pasar por policĂ­a. (Ash la relacionĂł con situaciones de la vida real con personas que no sabĂ­an que estaban en una pelĂ­cula). «Pups» trataba sobre dos estudiantes universitarios que encuentran un arma y deciden abrir un banco. En estas pelĂ­culas y en «This Girl’s Life», le gusta poner a sus personajes en situaciones de riesgo donde mucho depende de su capacidad para ponerse a salvo.

Hollywood habla de los buenos papeles protagĂłnicos como «tarjetas de presentaciĂłn». Con esta pelĂ­cula, Marquis demuestra que tiene lo que se necesita. Elle a dĂ©jĂ  terminĂ© deux autres films (un avec Steven Seagal, ce qui n’est pas nĂ©cessairement bon signe), et aprĂšs que les directeurs de casting aient vu «This Girl’s Life», j’ai le sentiment qu’elle ne cherchera pas laboral.

Deja un comentario