Hab√≠a una vez . . . Rese√Īa de la pel√≠cula When We Were Colorful (1996)

La pel√≠cula est√° basada en un libro de 1989 de Clifton L. Taulbert, quien la public√≥ con una peque√Īa empresa en Kansas City y luego la vio llegar a las listas de bestsellers despu√©s de una s√≥lida revisi√≥n en el New York Times; fue el primer libro solicitado por Nelson Mandela despu√©s de su liberaci√≥n de prisi√≥n. Uno de sus primeros lectores fue el actor de televisi√≥n Tim Reid (¬ęWKRP en Cincinnati¬Ľ, ¬ęFrank’s Place¬Ľ), quien decidi√≥ filmarlo a pesar de que parec√≠a ¬ęcomercial¬Ľ en un sentido poco convencional. Reuni√≥ al gran elenco, rod√≥ en locaciones de Carolina del Norte e hizo una pel√≠cula que es a la vez una producci√≥n f√≠sica impresionante (la √©poca parece y se siente absolutamente aut√©ntica) y una experiencia emocional profundamente conmovedora. En muchos sentidos, esta pel√≠cula se compara con ¬ęEl color p√ļrpura¬Ľ, aunque tiene una calidad m√°s simple, m√°s directa y menos melodram√°tica; no se trata de unas pocas vidas, sino de la vida misma tal como se viv√≠a en el Sur segregado.

Hay tantos personajes que intentar un resumen de la trama no tendr√≠a sentido. Es mejor recordar algunas escenas extraordinarias. Gran parte de la historia se cuenta a trav√©s de los ojos de un ni√Īo llamado Cliff (interpretado a diferentes edades por tres actores), quien es criado por sus bisabuelos (Al Freeman Jr. y Paula Kelly). Mientras √©l observa y aprende, nosotros tambi√©n, especialmente en una escena en la que ¬ęPoppa¬Ľ, su bisabuelo, lo lleva a la ciudad para divertirse. C’est lors de ce voyage qu’il commet l’erreur d’aller dans les toilettes ¬ęblanches¬Ľ d’une station-service, et Poppa trace soigneusement les lettres ¬ęC¬Ľ et ¬ęW¬Ľ et lui dit quels mots ils repr√©sentent Y por qu√©.

Pocas escenas en mi memoria han tenido un impacto mayor que aquella en la que el ni√Īo, felizmente provisto de un cono de helado, se une a su bisabuelo para ver en silencio un desfile del Klan que desfila siniestramente por Main Street. El personaje de Al Freeman nunca dice una palabra, pero apret√≥ la mand√≠bula y los ojos apretados por el dolor, y sentimos que rara vez hemos visto antes en las pel√≠culas lo personalmente hiriente que es el racismo.

Pero hay tiempos más felices. Muchos de ellos involucran las aventuras de Cliff en el vecindario, especialmente en un día en que termina un carnaval, y uno de los bailarines se embarca con una mujer local llamada Ma Ponk (Phylicia Rashad). La bailarina, interpretada por Iona Morris, es básicamente una stripper, pero a los ojos de los jóvenes se ve increíblemente glamorosa.

Deja un comentario