Que de Series Peliculas ¿Hay alguien ahi? reseña cinematográfica (2009)

¿Hay alguien ahi? reseña cinematográfica (2009)

Interpreta a un mago retirado llamado Amazing Clarence, que se sube a una camioneta pintada como un carrito de helados y casi choca con Edward (Bill Milner), que tiene alrededor de 10 años y cuyos padres dirigen la operación. A Edward le gusta vivir en Lark Hall porque le fascinan los fantasmas y cree que un hogar para los ancianos sería un buen lugar para encontrarlos. Desliza su grabadora debajo de la cama de un paciente moribundo, con la esperanza de capturar las manifestaciones espirituales.

The Amazing Clarence es resentido, hostil y hostil. Edward no lo nota mucho. Es una fuerza de la naturaleza y derriba a Clarence con su curiosidad. Se persuade al viejo mago para que haga un espectáculo de magia para los demás jubilados; finge ser muy reacio, pero lo dudo, porque si sigues paseando por el campo en una camioneta y teniendo una noche de aventuras en el 76, puede que sea porque te gusta.

El resto de «¿Hay alguien ahí?» no es rival para el asombroso Clarence y su joven compañero. Lark Hall se parece menos a un asilo de ancianos y más a un piloto fallido de una comedia de situación, con personas mayores comportándose de manera cómica implacablemente obvia. Me recordó con nostalgia a “Mrs. Palfrey en Claremont” (2005), con Joan Plowright y Anna Massey entre los lugareños en una instalación donde las cenas eran un emocionante ejercicio de comunicación no verbal. La gente de Lark Hall debería pasar más tiempo mirándose a sí misma y menos actuando.

Realmente no puedo recomendar la película a menos que admires a Caine tanto como yo, lo cual es definitivamente posible. Digamos que de alguna manera me encontré retirado, y me dijeron que la película era superficial, tonta y comedia de situación, pero Michael Caine interpretó a un viejo mago llamado Amazing Clarence en ella. Cogí las sobras de mi último cheque del Seguro Social y fui cojeando al teatro porque mi sexto sentido me dijo que Caine valdría la pena el precio de la entrada. Sin embargo, exigiría un reembolso completo si el asombroso Clarence no hubiera intentado al menos un truco de magia que salió espectacularmente mal. Lector, el teatro podría quedarse con mi dinero.

Deja un comentario

Related Post