Que de Series Peliculas ¿Hay sexo después de la muerte? reseña de cine (1972)

¿Hay sexo después de la muerte? reseña de cine (1972)

En cierto modo, es una pena que esto sea un engaño. Como actividad semanal, podrĂ­a haber respondido a las oraciones de ABC sobre quĂ© hacer el lunes por la noche ahora que terminĂł la temporada de fĂștbol profesional. La idea de las charlas de medio tiempo de Howard Cosell es en sĂ­ misma inspiradora. Tal como estĂĄn las cosas, los psiquiatras nos dicen que la locura por ver deportes profesionales en la televisiĂłn estĂĄ cortando la vida sexual del paĂ­s. Los hombres estadounidenses subliman sus libidos y anotan contra Houston en lugar de contra sus esposas. El Sex Bowl podrĂ­a haber jugado el papel de contrafuerza, quizĂĄs; con la cancelaciĂłn del Sex Bowl y el Super Bowl, el estado de ĂĄnimo nacional podrĂ­a haberse calmado a tiempo para el juego Fischer-Spassky.

Los Abel no son ajenos a los engaños, incluso a escala nacional. En 1963, como recordarån, llevaron a cabo la Sociedad para la Indecencia de los Animales Desnudos, que tenía como objetivo bragas para cada perro y un sostén para cada vaca. Se establecieron capítulos en varios campus, y las mascotas de la fraternidad Saint Bernard continuaron enfurruñadas tímidamente en sus BVD antes de que la empresa fuera expuesta.

«¿Hay sexo después de la muerte?» lamentablemente no estå a la altura de este nivel de såtira social. Pero permite que entre un soplo de aire fresco en el mundo de la pornografía con clasificación X. Si hay algo desalentador en nuestro apetito nacional por la pornografía, es la falta de humor en nuestro enfoque. Por cada lector de National Lampoon, hay tres docenas de viejos inmundos que se sientan sin alegría y con los ojos penetrantes frente a películas porno pésimas.

De hecho, la mayorĂ­a de la pornografĂ­a es muy graciosa si la miras con la mente correcta. Todo lo que necesitas es un sentido del ridĂ­culo bien desarrollado, que tienen los Abel. Sin embargo, no tienen un fuerte sentido de la ediciĂłn de pelĂ­culas y, por lo tanto, su pelĂ­cula es demasiado larga y se repite.

AĂșn asĂ­, hay momentos que trascienden, como en la entrevista con el orgulloso director de la primera pelĂ­cula de animales con clasificaciĂłn X del mundo. “Tiene un ganso y un burro”, explica. «¿Te imaginas los meses de entrenamiento que se necesitan para llevar al mundo unos segundos de magia de pantalla al mundo?» Entonces supongo que podemos esperar al primer cerdo chovinista del mundo.

Deja un comentario

Related Post