Que de Series Peliculas Hunt for the Wilderpeople (2016) reseña de la película

Hunt for the Wilderpeople (2016) reseña de la película

El adolescente Ricky (Julian Dennison) se presenta como «un huevo realmente malo». Se trasladĂł a hogares de acogida, encontrĂĄndose en problemas por cosas juveniles al azar como holgazanear y graffiti. Su oficial, Paula (Rachel House) toma «Que NingĂșn Niño Se Quede AtrĂĄs» como una amenaza, no como un consuelo, enfocĂĄndose en Ricky como un tema que necesita ser abordado. Es el tipo de figura de autoridad que prepara a Ricky para el fracaso, enumerando sus problemas en lugar de sus cualidades. Y de inmediato es compensada por la nueva madre de Ricky, Bella (Rima Te Wiata), el tipo de mujer que usa suĂ©teres con cara de gato y abraza todo su cuerpo. Pero Bella no es blanda. Ella convence a Ricky siendo honesta, diciendo cosas como «Desayuna … luego puedes irte». Hay un revelador pero breve intercambio (Waititi nunca martilla ni enfatiza sus temas) en el que Bella y Ricky ven caballos salvajes y el joven pregunta si puede montarlos. Ella responde: «¿Por quĂ© necesitan ser montados de todos modos?» ÂżPor quĂ© no pueden simplemente comer hierba y ser felices? BĂĄsicamente le dice a Ricky que le darĂĄ la misma libertad.

Por supuesto, nada tan bueno dura y Ricky se encuentra huyendo por razones que no voy a estropear. En lo profundo del bosque, Ricky proyecta una vida en la tierra con su perro Tupac. Lo encuentra el esposo de Bella, Hec (Sam Neill), quien se lastima, retrasando su regreso a la civilizaciĂłn el tiempo suficiente para que las autoridades vengan a buscarlo. Hec y Ricky forman un dĂșo tradicional de pelĂ­culas de aceite y agua, fĂ­sica y emocionalmente cambiadas. Ricky escribe haikus. Caza de hec. Y los dos se hacen famosos, en todas las noticias nacionales y seguidos por la incompetente Paula. “Hunt for the Wilderpeople” se convierte en una road movie sin caminos, una pelĂ­cula sobre dos personas que pueden parecer totalmente diferentes pero que han sido rechazadas por la sociedad.

La pelĂ­cula de Waititi nunca juzga a sus personajes. Ricky no es un «huevo malo» o un «niño estĂșpido». La pelĂ­cula encuentra alegrĂ­a en escenas como aquella en la que crea un falso Walkman y baila con la mĂșsica en su cabeza. Es fundamental para el Ă©xito de la pelĂ­cula que Ricky no sea solo el idiota tonto que podrĂ­a haber sido en manos de otro cineasta. Sentimos un afecto sincero por Ricky. Y lo mismo ocurre con Hec, a quien Waititi y Neill podrĂ­an haber convertido en un idiota canoso. Dennison, Waititi y Neill encuentran profundidad en los personajes, ya que los pequeños momentos se convierten en la base de la emociĂłn de la pelĂ­cula. No juegan el arco de la mayorĂ­a de edad, juegan la realidad de cada escena. Puede parecer obvio, pero muchas pelĂ­culas como «Hunt for the Wilderpeople» intentan representar la emociĂłn en lugar de basarla en el carĂĄcter.

Deja un comentario

Related Post