I Called Him Morgan (2017) rese√Īa de la pel√≠cula

El eje de esta pel√≠cula no es el propio Morgan; ni siquiera es Helen More, la mujer que le dispar√≥ a Morgan en el ahora legendario sal√≥n de jazz Slugs en una noche nevada en febrero de 1972. M√°s bien, es una grabaci√≥n de una entrevista con More dirigida por Larry Reni Thomas, un educador de adultos que conoci√≥ a More en Carolina del Norte, su estado natal, a principios de la d√©cada de 1990, ayud√≥ a More a lograr la equivalencia de la escuela secundaria. ‚ÄúNo se distingu√≠a acad√©micamente, pero definitivamente era inteligente en las calles‚ÄĚ, recuerda Thomas. Cuando More descubri√≥ que Thomas era un √°vido entusiasta del jazz, se mencion√≥ el nombre de Lee Morgan. ‚ÄúSab√≠a la historia‚ÄĚ, dice Thomas. More le dijo que ella era el componente sobreviviente de la historia y se ofreci√≥ a contarle a Thomas su versi√≥n. El cassette, lleno de retroalimentaci√≥n, que revela la voz de More como lodo, aguda, te√Īida de arrepentimiento, a veces ternura y m√°s, sirve como la √ļnica narraci√≥n en la pel√≠cula. El resto se dedica a entrevistas y material de archivo.

Los entrevistados m√°s conmovedores son los grandes del jazz Wayne Shorter y Albert ‚ÄúTootie‚ÄĚ Heath. El saxofonista Shorter invent√≥ a Morgan en Jazz Messengers de Art Blakey, y Wayne habla de Lee con una calidez e inmediatez que se asocia con un mejor amigo. Hacia el final de la pel√≠cula, Shorter, ahora de 83 a√Īos, habla sobre la frecuencia con la que piensa en Morgan y la frecuencia con la que le dice a la gente, incluso ahora, ¬ęDeber√≠as haber conocido a Lee Morgan¬Ľ. En los clips de archivo y los generosos clips de la banda sonora de la pel√≠cula, se le da una idea de por qu√©: Morgan actu√≥ con un tono notablemente limpio (como muchos de sus compa√Īeros, estuvo profundamente influenciado por el virtuoso Clifford Brown, cuya muerte en 1956 la edad de 25 a√Īos en un accidente automovil√≠stico le rob√≥ al jazz una gran energ√≠a) y mercurio. Su forma de tocar ten√≠a calidez y humor. Hab√≠a estado en los quioscos antes de los 18 a√Īos. Y como muchos de sus compa√Īeros, sucumbi√≥ a sustancias y sensaciones de todo tipo (Albert Heath recuerda haber conducido un autom√≥vil por las carreteras de Central Park a altas horas de la madrugada de Nueva York) y yo ten√≠a una mala adicci√≥n a la hero√≠na. ¬ę¬ŅQu√© est√°s haciendo, Lee?¬Ľ Shorter recuerda haber pensado en ello mirando una foto de 1960 de Morgan en la que el trompetista tiene un enorme vendaje envuelto alrededor de su cabeza. Lee se hab√≠a levantado y se hab√≠a quedado dormido, apoyando la cabeza en un calentador que funcionaba. La quemadura fue tal que se pein√≥ el resto de su vida para cubrirla. La adicci√≥n de Morgan lo hizo tan poco confiable que Blakey lo despidi√≥ de los Mensajeros con el pianista Bobby Timmons. (Timmons, cuyas melod√≠as de soul-jazz como ‚ÄúMoanin ‘‚ÄĚ gozaron de un √©xito general similar al de ‚ÄúThe Sidewinder‚ÄĚ, muri√≥ dos a√Īos despu√©s de que Morgan tuviera cirrosis).

Fue Helen More, la mayor de varios a√Īos de Morgan, quien lo encontr√≥ m√°s deprimido, lo eligi√≥, se asoci√≥ con √©l y lo ayud√≥ a recuperar su salud y productividad. ¬ęLo llam√© Morgan¬Ľ, dijo en la cinta, porque no le gust√≥ el nombre ¬ęLee¬Ľ. M√°s pasa por una fuerte personalidad. Mujer en un mundo de hombres a menudo muy sucio, no le faltaba respeto. ¬ęAsqueroso, desagradable¬Ľ, dijo de Miles Davis, recordando su √ļnico encuentro, en el que ambos resolvieron no tener absolutamente nada que ver el uno con el otro despu√©s de un intercambio, tal vez unos minutos. En un momento dado, Morgan – quien, seg√ļn un entrevistado, hab√≠a sido tan da√Īado f√≠sicamente por el uso de drogas que no podr√≠a haber estado a la altura del t√≠tulo de ¬ęEl Gigol√≥¬Ľ incluso si lo hubiera querido – se uni√≥ emocionalmente a otra mujer. Lo que no agrad√≥ a Helen, que fue a la casa de Slug una noche de febrero con una pistola en el bolso.

Deja un comentario

https://www.rogerebert.com/reviews/two-much-1996

https://www.rogerebert.com/reviews/two-much-1996

Rese√Īa de la pel√≠cula Synthetic Pleasures (1996)

Creo que est√° en el camino correcto para no juzgar, para mirar la mir√≠ada de formas extra√Īas en las que la gente intenta imponer las condiciones en las que vive

Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Just Friends (2005)

Pero ya estamos fuera del tema de la película. Será un tema difícil de abordar. Voy a la cocina ahora mismo y pongo el temporizador de la estufa para que