In the Aisles Movie Review & Summary (2019)

Una de estas figuras es el cristiano introvertido, interpretado por Franz Rogowski de «Transit» con una calma reservada y atenta. A veces quieres que sea un poco mĂĄs activo o hablador, solo para animar un poco el ritmo de la pelĂ­cula. Y, sin embargo, Christian parece un poco tĂ­mido, un poco torpe. Es su primer dĂ­a trabajando con un buen jefe llamado Rudi (Andreas Leupold). AllĂ­, Christian estarĂ­a a cargo del turno de noche en el departamento de bebidas, guiado por las benĂ©volas alas del veterano Bruno (Peter Kurth). En los primeros momentos, Bruno muestra pacientemente a Christian las cuerdas y le enseña el confuso arte de conducir una carretilla elevadora. De acuerdo, tal vez esto no sea estrictamente arte, solo estamos hablando de un vehĂ­culo interior que se supone que debe conducirse de lado aquĂ­. Pero gracias a la insistencia de Stuber en ver ritmos poĂ©ticos dondequiera que mire, la cinematografĂ­a de Peter Matjasko se acerca a algo que recuerda a una danza romĂĄntica, inscrita en “The Blue Danube Waltz” de Strauss, nada menos.

Y ni siquiera hemos llegado a la historia de amor antes mencionada, en la que Christian se enamora inocente de su adorable compañera de trabajo Marion. Interpretada por una Sandra HĂŒller ligera como una pluma – nada que ver con el personaje austero que interpretĂł magnĂ­ficamente en «Toni Erdmann» – Marion se involucra en un ligero coqueteo con Christian, pero al estar casada y tener sus propias cicatrices, nunca crece demasiado. Mientras el dĂșo camina de puntillas alrededor de su afecto mutuo durante los momentos robados a travĂ©s de pasillos ordenados y baños sin vida, Stuber continĂșa construyendo un gran mundo dentro de un lugar tan conceptualmente pequeño y limitante. Asistimos a las sesiones de cerveza despuĂ©s del trabajo de los trabajadores, las celebraciones navideñas y varios asuntos triviales durante las impĂ­as horas de trabajo. Siempre filmadas con un agudo sentido de la composiciĂłn y un dominio del espacio negativo, estas escenas acentĂșan la calidad cohesiva de esta comunidad improvisada, mientras que ocasionalmente resaltan la respectiva soledad de sus miembros.

Afortunadamente, el optimismo general de la pelĂ­cula no viene con tonos subconscientes de color rosa polvo: nadie aquĂ­ estĂĄ libre de problemas; todo el mundo se aferra a algo para llegar a fin de mes o simplemente para llegar al dĂ­a siguiente. Con el riesgo de estropear un poco las cosas, algunos no tienen tanta suerte. Con el tiempo, una triste tragedia atraviesa el sentido general de paz y armonĂ­a de la pelĂ­cula, se revela un pasado turbulento para Christian y se mencionan las dificultades de Marion, quien misteriosamente desaparece del cambio por un tiempo. Sin embargo, el parpadeo ocasional de la luz brilla en abundancia cada vez que los trabajadores se reĂșnen para fumar cigarrillos o se sirven libremente bocadillos vencidos que se supone que deben tirar, no comer. (Es un secreto compartido entre los empleados). Son esos momentos de paciencia los que crean una sensaciĂłn palpable de camaraderĂ­a.

Deja un comentario

Where the Boys Are ’84 (1984) crĂ­tica de la pelĂ­cula

La pelĂ­cula estĂĄ protagonizada por un grupo de estudiantes universitarios jĂłvenes y envejecidos que se dirigen al sur de Fort Lauderdale para la Semana Universitaria anual en el sol. Pero

Hotel Movie Review & Film Recap (2001)

Figgis es un experimentador atrevido cuyas películas a menudo abandonan los canales convencionales para lograr su efecto. Su «Leaving Las Vegas» (1995) fue filmada en Super 16 mm para que

Inner Circle (1992) reseña de la película

Et le projectionniste l’a fait, parlant pendant des heures des jours glorieux de sa jeunesse, quand il Ă©tait le projectionniste privĂ© de Josef Staline, lui montrant les derniers films russes,