Jane Austen Book Club (2007) rese√Īa de la pel√≠cula

La membres√≠a del club est√° creciendo al agregar otros miembros emocionalmente necesitados. Prudie (Emily Blunt) es una miserable profesora de franc√©s de secundaria que estaba planeando su primer viaje a Francia, pero su distante marido m√°s joven (Marc Blucas) lo cancel√≥ por ¬ęrazones comerciales¬Ľ no especificadas. Sylvia (Amy Brenneman) est√° en proceso de divorciarse de Daniel (Jimmy Smits), a pesar de su ilusi√≥n de que su matrimonio es feliz. La hija lesbiana de Sylvia, Allegra (Maggie Grace), tambi√©n est√° pasando por una crisis rom√°ntica y est√° cerrada a su madre, pero no a nosotros. La vida de Prudie est√° rodeada por su madre (Lynn Redgrave), una ex-hippie tonta que no se parece mucho a las temidas Dowagers de Austen, excepto que se confunde.

Y hay un miembro masculino del club, Grigg (Hugh Dancy), a quien Jocelyn quiere asociarse con Sylvia, aunque le encantaría asociarse con ella, algo que ella no ve porque como muchas heroínas de Austen, ella es ¡ciego! ¡ciego! al amor verdadero que la mira directamente a los ojos. Grigg no es, digamos, un lector nacido de Jane Austen; prefiere la ciencia ficción, aunque sus gustos son admirables y siempre promueve a Ursula K. Le Guin.

Estos seis se encuentran, sus discusiones se entremezclan con desarrollos en su vida privada, que comparten, a veces de manera indirecta, durante las reuniones. En este proceso, demuestran cómo los grandes libros pueden iluminarnos y aconsejarnos a todos. La persona que no lee a menudo se siente acosada por el destino. Un lector sabe que esto es necesario debido a la trama.

Algunos objetarán y objetarán que la película es demasiado artificial: seis libras, seis extremidades, seis conjuntos de problemas, seis, seis, seis (y sexo, por supuesto). El artificio es en realidad parte del atractivo. Una de las razones por las que volvemos a Austen, Dickens, Trollope y la estimada Sra. Gaskell es que sus novelas son artificiales. La estructura y el destino final son fácilmente predecibles, pero lo fascinante son sus personajes, su forma de pensar y hablar, lo coloridos y urgentes que son, ¡y lo ciegos que son! ¡ciego! son lo que seguramente deberían estar haciendo si pudiéramos asesorarlos.

Deja un comentario