La bella y la bestia (2017) reseña de la película

Los conceptos båsicos familiares de la trama son los mismos que Maurice, el padre de Belle (Kevin Kline, cuyas agudas habilidades como bromista apenas se emplean), es encarcelado por la Bestia dentro de su castillo prohibido para arrancar una rosa de su jardín y Belle finalmente se ofrece a tomar el lugar de su papå. Mientras tanto, los objetos domésticos encantados conspiran para derribarse entre sí y romper el hechizo que les permite a ellos y a su maestro volver a su forma humana.

Hay esfuerzos de los escritores de Stephen Chbosky («Las ventajas de ser un marginado») y Evan Spiliotopoulos («El cazador: La guerra de invierno») para proporcionar lazos emocionales entre la Bella y su Bestia que involucran a sus madres ausentes mutuas que no aportan mucho sustancia. Y, en un intento ineficaz de envalentonar su credo feminista, Belle inventa una versión primitiva de una lavadora. Adiciones como esta no sirven como candelabros para secuencias probadas y verdaderas, como cuando la Bestia, en un estado de ånimo cortés, revela su vasta biblioteca de libros a Bella. Uno solo puede describir la reacción en el rostro de Watson cuando toma esta orgía de material de lectura encuadernado en cuero como un biblio-gasme.

Eso no quiere decir que no haya mucho que admirar, especialmente con la dedicaciĂłn del director Bill Condon por inyectar la exuberancia y el alcance de los programas de antaño en el mundo de IMAX 3-D. Su currĂ­culum, que incluye escribir el guiĂłn adaptado de «Chicago» y hacer tomas detrĂĄs de la cĂĄmara para «Dreamgirls» y las dos Ășltimas pelĂ­culas de «CrepĂșsculo» con FX, muestra que estĂĄ familiarizado con los musicales y los efectos especiales. Watson podrĂ­a estar en su mejor momento desde el primer momento interpretando la canciĂłn «Belle», que comienza con ella lamentando su existencia provinciana en una pequeña ciudad y termina con su canto en lo alto en medio de exuberantes colinas verdes salpicadas de flores silvestres amarillas. «El sonido de la musica». Que la cĂĄmara se detenga en las pecas de su traviesa nariz es una ventaja adicional.

Por desgracia, una vez instalada en el enorme castillo gĂłtico, Watson es mĂĄs reactiva que proactiva, ya que su ligereza hace que se vea envuelta por el paisaje ornamentado y eclipsada por los charlatanes sirvientes en forma de muebles y chucherĂ­as. Estaba un poco nervioso por cĂłmo salieron las voces, incluyendo a Ewan McGregor como un hombre de luz de velas con acento francĂ©s y urbano, Lumiere e Ian McKellen como un pĂ©ndulo de chimenea nervioso regordete, Cogsworth. Pero todos hacen un trabajo tremendo con el notable acto «Be Our Guest», el llamado «cabaret culinario» donde platos, fuentes y utensilios se convierten en artistas en un espectacular espectĂĄculo de Busby Berkeley. Condon lleva juiciosamente la coreografĂ­a al siguiente nivel con guiños a todo, desde «West Side Story» hasta «Les MisĂ©rables». Mientras tanto, Gad y Evans, ambos veteranos del teatro musical, interpretan el humorĂ­stico nĂșmero de pub «Gaston» con alegre aplomo.

Deja un comentario

Reseña y resumen de la película Valley Girl (1983)

Ellos son niños. No estån seguros sobre el sexo, sus corazones envían señales confusas y son esclavos de la presión de sus compañeros. Los adolescentes en todas estas estafas de

Reseña y resumen de la película Savage Nights (1994)

Él es abierto sobre su bisexualidad y termina teniendo una aventura con un joven llamado Samy (Carlos LĂłpez). Y estĂĄ navegando para tener sexo con extraños. La pelĂ­cula parece estar

Reseña de la película The Sterile Cuckoo (1969)

Los dos personajes se muestran como estudiantes de primer año en la universidad, teniendo su primera historia de amor. Son niños terriblemente normales, al menos por fuera. Van a universidades