La chica que pate√≥ el nido del avisp√≥n (2010) rese√Īa de la pel√≠cula

Ella es maravillosamente inteligente y profundamente herida desde una edad temprana, como sabemos por las dos primeras pel√≠culas de la trilog√≠a de Stieg Larsson. Peor a√ļn, no puede dejar atr√°s su dolor. Una vez m√°s en su vida est√°n su medio hermano espeluznante y gigantesco, Niedermann (Mikael Spreitz), y el psic√≥logo que fabric√≥ su encarcelamiento en un manicomio. Y los miembros asesinos de ¬ęLa Secci√≥n¬Ľ, una unidad de asesinos deshonestos dentro de la Polic√≠a Nacional Sueca, est√°n decididos a eliminarlo de una vez por todas.

Los contornos de su dilema quedar√°n claros para aquellos que hayan visto ¬ęLa chica del drag√≥n tatuado¬Ľ y ¬ęLa chica que jugaba con fuego¬Ľ, pero esta pel√≠cula tiene suficientes flashbacks r√°pidos para orientar al principiante. Literalmente comienza al final del segundo, despu√©s del sangriento enfrentamiento en el granero con su padre y su medio hermano. La llevan al hospital con un balazo en el cerebro y pasa gran parte de la primera mitad de la pel√≠cula en cuidados intensivos y se niega a hablar.

Esto libera al director Daniel Alfredson para centrarse m√°s en Mikael Blomkvist (Michael Nyqvist), el periodista de investigaci√≥n que colabor√≥ ‚Äč‚Äčcon ella en la primera pel√≠cula y se convirti√≥ en su firme partidario, y quiz√°s m√°s, en un hombre al que le encanta. Su afecto mutuo fue un subtexto intrigante en la primera pel√≠cula, pero desde entonces ha sido suspendido, ya que Mikael contin√ļa su relajada intimidad con su editora, Erika Berger (Lena Endre). Habr√≠a dos novelas de Larsson m√°s en varias etapas de finalizaci√≥n, pero aunque no son publicables, Lisbeth Salander es un personaje demasiado bueno para ser suspendido despu√©s de tres pel√≠culas, y supongo que debe haber secuelas.

Las secuelas no necesitan preocuparse demasiado por la trama. Estas pel√≠culas tratan realmente sobre la personalidad, el di√°logo y la posibilidad de que el estado se haya salido de la ley. Esto conduce a una atm√≥sfera opresiva y catastr√≥fica que los personajes atraviesan con aprensi√≥n. Entendemos los conceptos b√°sicos de la conspiraci√≥n de ¬ęLa Secci√≥n¬Ľ, reconocemos la mayor√≠a de las caras, pero pocos de nosotros podr√≠amos pasar una prueba de qui√©n es qui√©n exactamente. No hay problema; ni Lisbeth ni Mikael.

La tensi√≥n, y hay mucha, proviene del peligro que atrae Lisbeth al negarse a actuar razonablemente por su propio bienestar. Tiene tal desconfianza en la autoridad que incluso un amigo como Mikael se ve excluido; Rapace toma un simple y amistoso ¬ęhasta pronto¬Ľ y lo invierte con el esfuerzo que le cuesta a Lisbeth pronunciar. Su batalla consigo misma es m√°s llena de suspenso que su batalla con sus enemigos, ya que los enemigos pueden ser combatidos y se libera uno mismo, pero pasamos mucho de ¬ęLa chica que pate√≥ el nido del avisp√≥n¬Ľ luchando contra el miedo a Lisbeth y para enviarla urgentemente telep√°tica. mensajes sobre qu√© hacer.

Deja un comentario