La oveja Shaun (2015) rese√Īa de la pel√≠cula

Al comienzo de la pel√≠cula, un cierto malestar se instal√≥ entre los habitantes de la finca, visiblemente cansados ‚Äč‚Äčde su cotidianidad rural. Deja que Shaun encuentre la manera de que las ovejas se tomen un descanso. Desafortunadamente, sus alocados esfuerzos llevan al granjero a quedarse dormido en un tr√°iler que accidentalmente se desacopla y termina rodando hacia la gran ciudad, que podemos suponer que es Londres. La repentina desaparici√≥n de su amo deja a Shaun y las ovejas privadas, sobre todo porque no pueden alimentarse por s√≠ mismas.

Adem√°s, como revela un pr√≥logo suavemente nost√°lgico, el granjero es realmente la √ļnica figura paterna que han conocido. Shaun se cuela en un autob√ļs de dos pisos para cazarlo y el resto de las ovejas lo siguen, como lo hacen las ovejas. Un Bitzer angustiado tambi√©n est√° al acecho del rastro, que ubica al granjero en un hospital donde le han diagnosticado p√©rdida de memoria. Finalmente, termina vagando sin rumbo fijo por el paisaje urbano hasta que cae en el estrellato moment√°neo.

Hay un villano con la forma de un oficial de ¬ęcontenci√≥n de animales¬Ľ demasiado entusiasta que est√° atormentado por los bultos de vell√≥n nevado que sigue encontrando en la calle. Pero la mayor parte de la trama se basa en escenarios c√≥micos que generalmente se intensifican con resultados ca√≥ticos dentro de una tienda de caridad, un restaurante elegante, una barber√≠a cara y un resort, un animal que parece una prisi√≥n.

La trama es lo suficientemente sencilla como para que la siga un ni√Īo en edad preescolar, al igual que la mayor√≠a de los chistes. Qu√© agradable es que las ovejas aprovechen al m√°ximo su capacidad para dormir a los humanos al sortear una barrera que atraviesan una a una. Parafraseando el tema televisado de ¬ęThe Patty Duke Show¬Ľ, cualquier hueso inevitablemente har√° que Bitzer pierda el control. S√≠, los Aardman-ites brindan un contingente completo de bromas visuales, as√≠ como hilaridad de funciones corporales, pero nunca se sienten desesperados o exagerados.

Y los cineastas adultos podr√°n re√≠rse conscientemente de las referencias a ¬ęCape Fear¬Ľ, ¬ęLa noche del cazador¬Ľ y, m√°s apropiadamente, ¬ęEl silencio de los corderos¬Ľ. Graffiti al estilo Banksy, m√ļltiples golpes (y, en el caso de las langostas, garras) y una excavaci√≥n en las redes sociales, es tan grosella como esas referencias. Como un juego de ni√Īos para esta marca de comedia claramente Ol ‘Blighty, las risas llegaron temprano y con frecuencia para m√≠. Hay algo en la forma en que las bocas de las ovejas se balancean y se deslizan hacia un lado cada vez que emiten una expresi√≥n o simplemente una sonrisa que encuentro encantadora e ingeniosa en su imposibilidad fisiol√≥gica.

Deja un comentario

Rese√Īa de la pel√≠cula de George Harrison: Vivir en el mundo material (2011)

En el documental de Martin Scorsese ¬ęGeorge Harrison: Living in the Material World¬Ľ, el viaje de Harrison se describe como una b√ļsqueda de s√≠ mismo en el tumulto de las

Rese√Īa de la pel√≠cula Los Picapiedra en Viva Rock Vegas (2000)

La historia no es una secuela de ¬ęLos Picapiedra¬Ľ (1994), sino una precuela, que recuerda aquellos d√≠as de la infancia cuando Fred y Wilma Flintstone se conocieron y se enamoraron

Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula American Gun (2006)

Tambi√©n se entrevist√≥ a un polic√≠a (Tony Goldwyn) que, seg√ļn algunas personas, deber√≠a haber podido salvar vidas ese d√≠a. Sabe que sigui√≥ los procedimientos del departamento, pero se siente responsable