La risa de la gaviota (2004) reseña de la película

Frayja capta la mirada del ingeniero, Bjorn Theodor (Heino Ferch), durante un baile del pueblo, lo empuja y no regresa, Agga charla sin aliento con el policĂ­a, hasta las 5 a.m. («Cinco trece», la corrige). Frayja le cuenta a Agga cĂłmo pasaron la noche, dejando a un lado los detalles de su amor pero hablando de la dulzura de la larga noche de verano, la mirada del mar y el paseo que hicieron por el sendero .a travĂ©s de los … secaderos de pescado.

Los casilleros suben mĂĄs tarde, despuĂ©s del inicio del invierno, y Frayja comienza a dar largos y desesperados paseos por la nieve. Odia Islandia, grita: el frĂ­o y la nieve y las gaviotas que se rĂ­en de ella, y el olor a pescado …

El sótano implica la transición gradual de Agga a la feminidad. Al ver a Frayja, a veces espiåndola, vislumbra el mundo de los adultos y los traduce en boletines sin aliento para el joven policía. Ella juega a ambos lados de la calle, en un momento dado falsificando una carta para mantener a Frayja y al Ingeniero en contacto. Y aprende duras lecciones cuando la mejor amiga de Frayja es abusada por su marido y amenaza con suicidarse, y Frayja la calma en una escena extraordinaria poniéndose a cuatro patas, dejando caer su largo cabello, arrastråndose hacia su amiga y tranquilizåndola con ella. huele. Parece referirse a un recuerdo de la infancia y tiene un impacto emocional inesperado.

La pelĂ­cula oscila entre la oscuridad y la luz, entre el calor y el frĂ­o, como un año islandĂ©s. EstĂĄ compuesto por Glenn Miller y otros grupos de swing en tiempos de guerra, y comienza y termina con el Ă©xito de los años 50 «Sh-boom». Creo que el mensaje es que la tragedia es temporal y la danza de la vida continĂșa. Pronto serĂĄ el turno de Agga de elegir un socio.

Deja un comentario