Que de Series Peliculas La vida privada de Sherlock Holmes (1971) rese√Īa de la pel√≠cula

La vida privada de Sherlock Holmes (1971) rese√Īa de la pel√≠cula

Le√≠ todas las historias de Sherlock Holmes cuando ten√≠a 10 u 11 a√Īos, y sent√≠ una sensaci√≥n de puro deleite cuando Holmes y Watson se estiraron por las tardes en los dormitorios de arriba de Baker St., y apareci√≥ un taxi de la noche, la lluvia y aguanieve, dejando a un visitante en la puerta de su casa con un pa√Īuelo ensangrentado y una extra√Īa historia que contar. Pero hace aproximadamente un a√Īo, releyendo una docena de casos de Holmes, hice un descubrimiento melanc√≥lico: Sir Arthur Conan Doyle realmente no era muy bueno construyendo tramas clandestinas.

Holmes, tan inteligente que podía saber cuál era su profesión mirando su bota o el pulgar de su mano izquierda, no es muy inteligente en la mayoría de sus famosos casos. Eche otro vistazo al caso de Redhead League, por ejemplo, o el Misterio de Orange Pips, y se encontrará con una ventaja en las deducciones supuestamente brillantes de Sherlock. De hecho, como le dice a Watson, son elementales.

El mismo tipo de evidencia quita la diversi√≥n de ¬ęLa vida privada de Sherlock Holmes¬Ľ, y eso es una pena. El personaje de Holmes, arrastr√°ndose con su lupa y (Watson nos dice al comienzo de la pel√≠cula) identificando a un asesino midiendo cu√°n profundamente se hab√≠a hundido el perejil en la mantequilla en un caluroso d√≠a de verano, es un tema prometedor para el tipo de cr√≠tica sat√≠rica que esperamos de Wilder y su frecuente coautor, IAL Diamond. Pero dejan pasar la oportunidad y nos aburren mientras Holmes desentra√Īa minuciosamente un caso que involucra a acr√≥batas enanos, un esposo desaparecido, monjes trapenses, el monstruo del lago Ness, canarios muertos y un anillo de cobre que se ha vuelto verde. Holmes tarda media hora m√°s en resolver el caso de lo que necesitamos, y el pobre Watson nunca lo consigue.

Echamos de menos la sensación de placer satírico, como sugerí. Pero eso solo no debería haber sido fatal. La película podría haber funcionado mejor si el caso en sí hubiera sido más interesante: si, por ejemplo, Wilder y Diamond hubieran sumergido a Holmes en una historia tan llena de complicaciones, pistas, callejones sin salida, extraterrestres misteriosos y dobles éxitos, estábamos igual de confundidos . como era.

El placer de una buena novela policiaca no est√° en la soluci√≥n, de todos modos, sino en las complicaciones. Mi novela favorita de Raymond Chandler es ¬ęEl gran sue√Īo¬Ľ, que es tan complicada que Chandler nunca resuelve el caso. Lo mismo ocurre en la versi√≥n cinematogr√°fica de Howard Hawks, con Humphrey Bogart. Mire de cerca, y encontrar√° que los cabos sueltos nunca est√°n atados y el caso termina sin ser resuelto (y sin que nadie, aparentemente, se d√© cuenta). ¬ŅY entonces?

Deja un comentario