Que de Series Peliculas Las reglas de la revisión de películas no se aplican (2016)

Las reglas de la revisión de películas no se aplican (2016)

Hay una incipiente historia de amor entre Marla y Frank que se complica por su crianza: Marla se cri√≥ como baptista y vive con su madre, que es en√©rgica y amistosa pero extremadamente cr√≠tica, mientras que Frank es casi tan estricto como metodista. Tambi√©n se complica por las inminentes atenciones de Hughes, quien trata a todas sus j√≥venes estrellas como miembros del har√©n de un jeque pero no tiene relaciones sexuales con ninguno de ellos. De hecho, lo √ļnico que las actrices tienen en com√ļn con los empleados de Hughes es que nunca conocieron a Hughes. Hughes se comunica con ellos principalmente por tel√©fono. A veces los llama de la nada y entra en un mon√≥logo realmente largo o comienza a reprenderlos por una violaci√≥n del protocolo o una percepci√≥n leve. El d√≠a de pago, saca un portapapeles de una ventana de su oficina mientras las actrices est√°n en la calle y firman sus cheques de pago.

Nadie sabe qu√© tipo de pel√≠cula est√° haciendo Hughes o qu√© tipo de talento permitir√≠a a una joven actriz ganar el papel principal. Y nadie se atreve a pedirle a Hughes m√°s detalles. Todos los que trabajan para Hughes hablan de √©l como los compinches hablan de una figura religiosa o l√≠der de una secta: siempre es el ¬ęSr. Hughes ‚ÄĚincluso en conversaciones privadas. La mayor√≠a de los personajes de la pel√≠cula se distinguen por esta mezcla de una leve inocencia suave y un extra√Īo fervor.

Marla y Frank siguen dando vueltas, y pronto Frank est√° claramente enamorado de ella. En cuanto a Marla, bueno, es dif√≠cil de decir; es dificil de leer. Finalmente, Marla conoce al Sr. Hughes y comienza algo parecido a un romance; la diferencia extrema en sus edades le da a la aventura un pavor que solo se ve exacerbado por la sorprendente crueldad de Marla (est√° realmente enamorada de Hughes pero tambi√©n est√° tratando de ganar una ventaja sobre la competencia) y por la desesperada soledad y a menudo desgarradora de Hughes. Se encerr√≥ en una caja fuerte dise√Īada por √©l mismo, y es dif√≠cil decir si su obvia enfermedad mental siempre ha sido tan grave o si fue amplificada por el extra√Īo comportamiento dictatorial que su dinero y su √©xito le permitieron satisfacer.

Filmada por el director de fotograf√≠a habitual de Beatty, Caleb Deschanel y coescrita por Beatty, ¬ęRules Don’t Apply¬Ľ es una gran producci√≥n que se desgasta con la indiferencia de una mucho m√°s peque√Īa. Hay montajes musicales de Warren Beatty sin di√°logos de corte abrupto, una banda sonora de temas vintage pop y swing, y pistas cl√°sicas (incluido un clip de Mahler’s Ninth, que uno pensar√≠a que es demasiado pesado para una pel√≠cula de esta √©poca). y un viaje salvaje en el avi√≥n de madera de Hughes, The Spruce Goose. La pel√≠cula dura m√°s de dos horas, pero tiene tanta intriga como uno de esos ¬ęprogramadores¬Ľ sin importancia que sol√≠an filmar en la segunda mitad de un cartel doble en la d√©cada de 1930, y el tono es extremadamente c√≠nico (principalmente sobre c√≥mo Hollywood seduce y explota a j√≥venes con ojos de estrella de otros pa√≠ses) y nost√°lgicos por la forma en que sol√≠an ser las cosas. Coches, faldas, tacones, sombreros de fieltro, cigarrillos y c√≥cteles, arquitectura antigua de antes de la guerra (algunos recreados digitalmente) dan testimonio del deseo de volver a un per√≠odo espec√≠fico en la industria que forj√≥ a Beatty cuando era joven, y uno que su trabajar como escritor y productor (particularmente en ¬ęBonnie and Clyde¬Ľ de 1967) ayudar√≠a a desmantelar.

Deja un comentario