Que de Series Peliculas Living Daylights (1987) reseña de la película

Living Daylights (1987) reseña de la película

Dalton es duro, moreno y saturnino, y habla con fría autoridad. Podemos creerlo a medias en algunas de sus escenas. Y eso es un problema, porque las escenas estån destinadas a ser absurdas. Las mejores películas de Bond siempre parecen ponernos en la cima, proporcionando las acrobacias mås inverosímiles y peligrosas para asegurarse de que no puedan ser reales. Pero en «The Living Daylights», hay una escena en la que Bond y su novia escapan del peligro deslizåndose por una montaña cubierta de nieve en un estuche de violonchelo, y maldita sea si Dalton no parece pensar que lo es, es casi imposible.

La trama de la nueva película es la bolsa habitual de títulos recientes y localizaciones exóticas. Bond, que tiene la tarea de ayudar a un renegado ruso a desembarcar en Occidente, se encuentra con un complot que involucra a un traficante de armas estadounidense corrupto, la guerra en Afganistån y un plan para contrabandear opio por 500 millones de dólares. La historia lleva a Bond de Londres a Praga, de las montañas a los desiertos, de una persecución por las laderas de Gibraltar a una pelea que tiene lugar cuando Bond y su enemigo bajan de un avión. Las cosas habituales.

Una cosa que es inusual en esta pelĂ­cula es la vida sexual de Bond. Sin duda, debido a la epidemia de sida, Bond no es su yo habitual, y se va a la cama con solo una, o tal vez dos, mujeres en toda esta pelĂ­cula (depende si se cuenta la secuencia del tĂ­tulo, donde se lanza en paracaĂ­das al bote de una mujer en bikini). Ese tipo de autocontrol es admirable, viniendo de Bond, pero dado su trasfondo sexual, seguramente es la mujer, no Bond, quien estĂĄ en peligro.

El personaje femenino clave es Kara (Maryam d’Abo), la violonchelista rusa, que se involucra en la intriga con el general ruso, intenta trabajar contra Bond y termina enamorĂĄndose de Ă©l. Como la Ășnica «chica Bond» en la pelĂ­cula, Abo tiene su trabajo que ver con ella, y lamentablemente se queda corta. No tiene el carisma o la mĂ­stica de sostener la pantalla con Bond (o Dalton) y es la menos interesante de todas las pelĂ­culas de Bond.

Hay otro problema. Las pelĂ­culas de Bond tienen Ă©xito o fracasan en funciĂłn de sus villanos, y Joe Don Baker, como el traficante de armas Whitaker, no es uno de los grandes villanos de Bond. Es un general falso que juega con soldados de juguete y nunca parece realmente malvado. Sin una gran chica Bond, un gran villano o un hĂ©roe con sentido del humor, «The Living Daylights» pertenece en algĂșn lugar de los peldaños mĂĄs bajos de la escalera de Bond. Pero hay algunas cascadas hermosas.

Deja un comentario

Related Post