Que de Series Peliculas Mat√≥n. Suelto. V√≠ctima. The Roy Cohn Story (2020) rese√Īa de la pel√≠cula

Mat√≥n. Suelto. V√≠ctima. The Roy Cohn Story (2020) rese√Īa de la pel√≠cula

As√≠ como Trump us√≥ los tabloides como portavoz para enga√Īar a su base, Cohn convenci√≥ a la columnista de chismes Cindy Adams de ¬ęcuidar a la gente que no le agradaba¬Ľ. La descripci√≥n de Cohn de su cliente, el jefe del crimen Tony Salerno, como un ¬ęser humano c√°lido y decente¬Ľ, no est√° lejos de los extravagantes elogios de Trump a los tiranos con los que quiere no solo vincularse con su amistad, sino tambi√©n imitar. Salerno proporcion√≥ el hormig√≥n que erigi√≥ la Trump Tower de Nueva York, mientras que el bufete de abogados de Cohn dispuso que la hermana de Trump, Maryanne, se convirtiera en juez federal en la Casa Blanca Reagan. Lo que es particularmente irritante es cu√°n fraudulentas afirmaciones vac√≠as de Cohn de que es un amigo de la clase media son las de Reagan y Trump, cuyo favor de la desregulaci√≥n est√° haciendo que las empresas sean mucho m√°s apreciadas que las personas. Y, sin embargo, es la capacidad de Cohn y Trump para divertirse con aquellos de quienes quieren obtener algo, ya sea su dinero o su voto, lo que los hace tan formidables en su influencia.

El t√≠tulo de la pel√≠cula de Meeropol est√° tomado de la descripci√≥n de tres palabras grabada en el bloque exclusivo de Cohn en AIDS Memorial Quilt, que result√≥ ser el primero que ella y su padre vieron durante su exhibici√≥n en Washington DC. una figura tan fascinante e infinitamente repulsiva. Se jact√≥ de demonizar la homosexualidad mientras hac√≠a desfilar a sus novios frente a un presidente que ha permanecido inactivo criminalmente frente a la crisis del SIDA. ‚ÄúTengo sexo con hombres‚ÄĚ, se jacta Cohn en la obra de Kushner, ‚Äúpero a diferencia de casi todos los hombres que son fieles, llevo al tipo con el que me follo a la Casa Blanca y el presidente Reagan nos sonr√≠e y le da la mano. ¬ęMeeropol incluye la fotograf√≠a de tal encuentro en la pel√≠cula, y va al coraz√≥n de lo que hace de Cohn una figura tan condenable. Traicion√≥ a las mismas comunidades a las que podr√≠a haber servido como icono, convirti√©ndolo en uno de los m√°s odiaba a los hombres de todos los tiempos, un destino equivalente a estar en el infierno.

Record√© a Phyllis Schlafly, la activista conservadora que luch√≥ contra la ratificaci√≥n de la Enmienda de Igualdad de Derechos sobre ‚ÄúMrs. Am√©rica ‚ÄĚ, encontr√°ndose atrapada en un purgatorio dom√©stico digno de Chantal Akerman durante los √ļltimos momentos de la serie. Ni Cohn ni Schlafly quer√≠an que sus vidas estuvieran limitadas por las mismas restricciones que buscaban imponer a la sociedad, con la esperanza de ganar poder a expensas de sus pares. La verdad aleccionadora sobre Cohn, y Trump, para el caso, es que son el producto natural de una sociedad que cubre la opresi√≥n sist√©mica bajo el disfraz de democracia, mientras recompensa el mal comportamiento mientras son privilegiados. Los monstruos como Cohn son creados por una naci√≥n que juzga a su gente seg√ļn el nivel de su influencia en lugar del contenido de su car√°cter. Cohn encarna la necesidad primordial de tener √©xito a toda costa, y el primer paso para superarlo es desarraigarlo dentro de nosotros mismos.

Deja un comentario

Related Post