Nadando en Camboya (1987) rese√Īa de la pel√≠cula

Lo que ten√≠a, mientras filmaba en Tailandia, era mucho tiempo libre. Parece haber utilizado este tiempo para investigar no solo las ollas de carne en Bangkok, sino tambi√©n la historia no contada del genocidio que practicaron los fan√°ticos del Khmer Rouge contra sus compatriotas camboyanos. Relata en detalle todo lo que encontr√≥, desde el infame ¬ęespect√°culo de pl√°tanos¬Ľ en un club nocturno local hasta la desaparici√≥n de millones de camboyanos en el mayor asesinato en masa de la historia moderna.

Es un narrador inquietante y, mientras habla, sucede algo que podr√≠amos llamar el ¬ęfen√≥meno de la radio¬Ľ. Este es el mismo efecto que se cre√≥ en ¬ęMi cena con Andre¬Ľ (1981), otra pel√≠cula en la que los personajes simplemente se sientan y hablan. Aunque b√°sicamente solo vemos una cara en una pantalla, imaginamos los eventos de la historia en nuestra mente; es como escuchar una obra de radio.

Gray no tiene miedo de ser dramático. Su voz atraviesa rápidamente una letanía de imágenes, sus brazos se agitan, sus ojos parpadean. Así que a veces está tranquilo, contemplativo. Es un monólogo que se ha perfeccionado durante cientos de horas en el escenario y, aunque lo hace parecer fresco, lo sabe tan bien que puede atravesar un pasaje complicado con la confianza de un subastador. Como buen predicador, parte de su poder proviene del puro virtuosismo de su discurso.

La representaci√≥n teatral de Gray, y ahora esta pel√≠cula, recibi√≥ elogios en muchos c√≠rculos, pero en la revista New Yorker de la semana pasada, a Pauline Kael no le hizo ninguna gracia. Admir√≥ el liderazgo de Demme e incluso la presencia de Gray, pero le pregunt√≥ en voz alta si se le hab√≠a ocurrido que √©l estaba explotando el genocidio en Camboya para su propio engrandecimiento. Esta es una acusaci√≥n seria, especialmente porque Gray personalmente no ha visto nada en el sudeste asi√°tico, excepto algunos shows de striptease, escenarios locales y filmaciones, parte de ¬ęThe Killing Fields¬Ľ. Su material sobre la guerra es solo de o√≠das.

Respeto lo que est√° haciendo Kael, pero me hago esta pregunta: ¬ŅHubiera sido m√°s digno para Gray hablar sobre strippers y pel√≠culas ignorando el hecho de que ¬ęThe Killing Fields¬Ľ se inspir√≥, indirectamente, en la muerte de estos millones? ¬Ņde la gente? Hay una delgada l√≠nea que trazar aqu√≠, y no s√© d√≥nde cae.

Por supuesto, ¬ęNadando a Camboya¬Ľ es, en un nivel, autoengrandecimiento. Cualquier actor podr√≠a apreciar la idea de un largometraje dedicado enteramente a sus rostros y voces, pero pocos tendr√≠an el coraje de hacer uno.

Deja un comentario