Necesitamos hablar de Kevin (2012) rese√Īa de la pel√≠cula

El error ser√≠a desarmar la pel√≠cula e intentar reconectar las piezas en orden cronol√≥gico. La esposa y madre, Eva (Tilda Swinton), estaba tan abrumada por la desesperaci√≥n que su vida existe en su mente al mismo tiempo. No hay modelo. Nada tiene sentido. Ella ni siquiera est√° realmente en el centro de eso; esta posici√≥n la ocupa su hijo, Kevin, quien es un s√°dico instintivo con la habilidad de saber exactamente c√≥mo lastimarla, rechazarla, enga√Īarla y sangrar su alma. Kevin le hace cosas a Eva en esta pel√≠cula que son tan crueles que un demonio maligno parece estar mir√°ndola directamente.

Que la pel√≠cula funcione de manera tan brillante es un homenaje en gran parte a los actores. Kevin se ve a los tres a√Īos. Cuando era un beb√© y un ni√Īo peque√Īo, ten√≠a c√≥licos, era irritante y pondr√≠a a prueba la paciencia de un santo. Entre 6 y 8 a√Īos, interpretado por Jasper Newell, es un peque√Īo monstruo inteligente que mira a Eva con malicia, le ensucia los pantalones deliberadamente y la empuja con tanta furia que le rompe el brazo. En cualquier otra pel√≠cula, ser√≠a abuso infantil. En este, es el triunfo de Kevin.

Cuando era adolescente, Kevin (ahora interpretado por Ezra Miller) comenz√≥ a parecerse cruelmente a su madre en perfil y peinado. Una semilla de demonio. Es cari√Īoso y afectuoso con su padre, Franklin (John C. Reilly), y tiene una forma de dejar en claro que se trata de una mascarada deliberada dise√Īada solo para lastimar a Eva. El mismo Franklin vive en un estado de decencia demente, confundiendo a su familia con una vida aceptable. Es positivo, feliz, desconectado; siempre se comporta lo mejor que puede y, al hacerlo, sugiere su profunda ignorancia. Solo la ni√Īa, Celia (Ashley Gerasimovich), parece medio normal.

Una primera escena muestra a Eva aparentemente participando en una org√≠a en un lago de sangre. Resulta ser una especie de festival anual del tomate italiano, pero la imagen es inquietante. Aparentemente, Eva pens√≥ que su juventud iba por el buen camino y le dijo a su ni√Īo que gritaba que, francamente, preferir√≠a estar de regreso en Par√≠s que cambiarle el pa√Īal. √Čl no puede entenderla, pero ¬Ņno crees que comprende su disgusto? Aparentemente, incluso antes de comenzar a hablar, Kevin hizo la promesa de castigar a Eva por sus sentimientos.

Deja un comentario