Que de Series Peliculas Night Falls On Manhattan (1997) rese√Īa de la pel√≠cula

Night Falls On Manhattan (1997) rese√Īa de la pel√≠cula

En esta pel√≠cula, encuentra actuaciones que sugieren lo enredados que est√°n sus personajes. Considere el trabajo de robo de escenario de Leibman como fiscal de distrito: el personaje (no el actor) es una especie de aficionado, al que le gusta llevar su estilo personal hasta donde llega en este lado de la parodia. La forma en que habla y se mueve llena todo el volumen del espacio que lo rodea. ¬ŅEs un animal completamente pol√≠tico? No completamente. Tiene una escena final muy tranquila e introspectiva en la que revela una comprensi√≥n profunda y triste de su propio mundo. Es una gran actuaci√≥n.

Piense tambi√©n en Allegreto de Gandolfini, uno de los polic√≠as del busto original. ¬ŅQu√© sabe √©l que no est√° diciendo? El joven Sean conoce a la pareja de su padre desde hace mucho tiempo. ¬ŅPuede confiar en ella? ¬ęLo juro por Dios, Sean¬Ľ, dijo el socio mir√°ndolo directamente a los ojos, ¬ętu pap√° est√° limpio¬Ľ. Pero, ¬Ņpuede siquiera confiar en su padre? Cuando se le pregunt√≥ por qu√© solo hab√≠a dos polic√≠as en un autob√ļs tan grande, el anciano testific√≥ de manera significativa: ‚ÄúEn narc√≥ticos hay que tener cuidado. En un buen camino, no querr√°s demasiadas palabras. es absorbente precisamente porque no podemos adivinar qui√©n dice la verdad o qu√© moraleja tienen algunos de los personajes. En una pel√≠cula menor, estar√≠amos animando al joven asistente del fiscal del distrito y enfrentando al h√°bil abogado defensor. Cuando el personaje de Lena Olin se mete en la cama con el h√©roe, sospechamos de traici√≥n o chantaje emocional. Asumir√≠amos que los polic√≠as originales eran h√©roes o piojos. Supondr√≠amos que Harrison, el segundo al mando del fiscal del distrito, ser√≠a un intrigante para avanzar en su propia carrera a cualquier precio.

Aquí no lo sabemos. Aquí, se requiere inteligencia de los personajes: sienten su camino. Están aqui. Saben que las salas de cine no son como la vida real y que las películas facilitan la vida. Saben que a veces las buenas personas cometen errores e incluso aquellos que infringen la ley pueden estar fundamentalmente decididos a respetarla. Que en una sociedad donde la gente tiene que elegir entre la pobreza extrema y la venta de drogas, no todo el mundo puede darse el lujo de decidir en abstracto.

Esta pel√≠cula conoce bien la ciudad y las personas que se adaptan a ella. Nos muestra lo aburrido que es este villano pivote obligatorio en tantas otras pel√≠culas sobre cr√≠menes: sentado en su habitaci√≥n, flanqueado por sus secuaces, una se√Īal de que su pel√≠cula est√° en piloto autom√°tico y no necesitaremos reflexionar.

Deja un comentario

Related Post