Noches árabes: Volumen 2, The Desolate One Movie Review (2015)

La primera historia es sobre un hombre llamado Simão ‘Sin intestinos’ (Chico Chapas) que estoy seguro que suena menos repugnante en portugués. Mató a su esposa, a su hija ya otras dos mujeres, luego se escondió de la policía en el interior de un pueblo montañoso muy bonito. Hilarantemente, todos saben dónde está y lo apoyan cortésmente escondiéndose en sus graneros y robando la ropa de sus espantapájaros. Gomes lo describe como un héroe para la gente del pueblo, pero no vemos mucho de eso. El caso es que con solo escapar de las autoridades se ha convertido en una especie de hombre del pueblo, y si se produce a costa de una familia asesinada, que así sea. Pero hay algo más tortuoso en esta viñeta, como revela más tarde el pequeño episodio que le sigue, en el que el líder de una tropa de exploradores de la naturaleza cae muerto durante un ejercicio en equipo. La ciudad en la que Simão se esconde lo tolera porque están demasiado acostumbrados a cambiar solo porque técnicamente es un criminal buscado. Quitar un pilar de la comunidad, incluso el narrador Scheherazade (Crista Alfaiate) sigue llamando «bastardo» e «hijo de puta», y todo se convertiría en un caos. El funcionamiento interno de las ciudades portuguesas debe permanecer intacto ya que al gobierno no le importa si sobreviven o no. Las fuerzas policiales, con sus ametralladoras y drones, parecen haber sido enviadas desde el futuro mientras descienden a la exuberante aldea en busca de su presa. No tienen lugar aquí y no les importa lo que destruyan al darse cuenta de su idea de justicia.

La segunda historia comienza con un puñado de las imágenes más magníficas de todas las «mil y una noches». Un diorama de tierra hecho a mano flanqueado por tres lunas se funde en un mostrador de azulejos de color púrpura que sostiene dos copas de vino. A continuación, vemos el pene de un hombre que recientemente desfloró a su nueva esposa (Luísa Cruz). Se pavonea por la casa bañada por el resplandor púrpura de las tres lunas para llamar a su madre y hacerle saber que la noche de bodas fue un éxito rotundo. Su madre (Joana de Verona) es el tema de esta historia, titulada “Las lágrimas del juez”. La madre de la novia es la jueza y está al otro lado de la ciudad supervisando un caso de robo de propiedad. Una mujer vendió los muebles de su dueño para saldar la deuda acumulada por su estúpido hijo. Tal vez lo hizo venir, ya que un testigo le dijo al juez que este hombre llama a los servicios de emergencia 6 veces al día solo para ver pasar las ambulancias por su casa. Al ser interrogado, el dueño lo admite, pero dice que actúa bajo las órdenes de un genio, convenientemente presente en el juzgado. El genio actuaba bajo las órdenes del malvado que lo liberó de la lámpara. El juez observará con asombro cómo cada nuevo testigo inculpa a una nueva parte en el crimen, de arriba hacia arriba y arriba de la escalera. El punto es bastante obvio y solo tiene una conclusión lógica, pero Gomes dirige «The Judge’s Tears» de una manera espectacular, lo que hace que su inevitabilidad sea cuestionable. El interés de una historia como esta se hace evidente en cuanto comienzan a aparecer testigos sorpresa, pero Gomes, como Luis Buñuel invitado a dirigir un corto digital de SNL, toma tanta delicadeza en imaginar a cada nuevo testigo. Ridículo (como una vaca parlante y un docena de cortesanas) que la mordaza central nunca se agota.

La historia final de «The Desolate One» trata sobre un adorable perro llamado Dixie que se mueve de dueño en dueño, cada uno contando una pequeña historia sobre cómo golpeó la crisis económica, sin mencionar la atención médica y un malestar general, tuvo un impacto en los residentes de un edificio sucio. Gomes se divierte con la forma de esta historia, pero eso es todo lo divertido que hay porque cada nuevo encuentro humano con Dixie es más triste que el anterior. Hacemos ping pong entre los residentes de los complejos de apartamentos, obteniendo un retrato divertido y vibrante de una comunidad ad hoc promedio, entre rondas extendidas con sus vecinos, los «dueños» del cachorro. Dixie es una bendición mixta para sus dueños porque un perro es un recordatorio del paso del tiempo y la soledad que hace que uno parezca el cuidador ideal de un lindo animal. Dixie es una solución temporal a un problema a largo plazo y, francamente, tiene sus propios problemas.

Deja un comentario