Que de Series Peliculas Qui√©n escribir√° nuestra historia (2019) rese√Īa de la pel√≠cula

Qui√©n escribir√° nuestra historia (2019) rese√Īa de la pel√≠cula

Cuando Ringelblum le pide a Auerbach que se quede en el gueto y ayude en el comedor de beneficencia en lugar de dejar su entorno infernal para reunirse con su familia en el extranjero, ella acepta y la pel√≠cula contin√ļa. ¬ŅQu√© la impuls√≥ a hacer un sacrificio tan profundo en la mente y el coraz√≥n de la mujer? Con una duraci√≥n de 90 minutos demasiado n√≠tida, la pel√≠cula no explora su material lo suficiente como para ser m√°s que ilustrativa. As√≠ como hemos ajustado nuestros ojos y o√≠dos a las recreaciones, Grossman y sus editores pasar√°n a im√°genes de archivo infinitamente m√°s atractivas que no se acercan al elenco. Los principales talentos de las √≥rdenes de Joan Allen y Adrien Brody se ven obligados a leer extractos de los diarios de Auerbach y Ringelblum, con respeto, pero la solemnidad de sus voces choca con la urgencia de las im√°genes. A√ļn m√°s intrusivos son los historiadores, incluido Samuel Kassow, en el que se basa la pel√≠cula, encargados de proporcionar un contexto anotado que nos aleja de manera tranquilizadora de la inmediatez de las atrocidades.

En una era en la que los nazis, los nacionalistas blancos y el KKK estaban autorizados por nuestro propio gobierno, la estructura mec√°nica de ‚ÄúQui√©n escribir√° nuestra historia‚ÄĚ no solo est√° fechada, a veces exuda la esterilidad de las instalaciones de un museo. No todas las pel√≠culas pueden ser una haza√Īa tan extraordinaria como el documental de Peter Jackson sobre la Primera Guerra Mundial, ¬ęThey Shall Not Get Old¬Ľ, pero aparte de su uso innovador del 3D y el color para dar nueva vida a secuencias centenarias, ha demostrado la El poder de organizar eventos y quienes los soportaron hablan por s√≠ mismos, en lugar de ser interrumpidos continuamente por cabezas parlantes. La pel√≠cula nos familiariz√≥ tan √≠ntimamente con sus sujetos que sentimos que est√°bamos interactuando con ellos, ri√©ndonos de sus bromas y haciendo una mueca de dolor ante su dolor. Sin duda, la pel√≠cula de Grossman servir√° como una herramienta educativa invaluable, pero como obra cinematogr√°fica habr√≠a sido mucho m√°s poderosa si hubiera elegido ser una adaptaci√≥n narrativa o un documental completo.

De los rostros enmarcados en las recreaciones, el √ļnico que me obsesion√≥ fue el de Karolina Gruszka, tan memorable como la ¬ęChica perdida¬Ľ en ¬ęInland Empire¬Ľ de David Lynch, quien tiene un reencuentro igualmente desgarrador en esta pel√≠cula. Las voces en off son m√°s efectivas para transmitir el cansancio de vivir en condiciones tan impensables, y Grossman muestra h√°bilmente al final c√≥mo las emociones tienden a golpearnos una vez que estamos lo suficientemente lejos de nuestras pesadillas vivientes. Allen tambi√©n canaliza la frustraci√≥n expresada por Auerbach en sus diarios, ya que encuentra sus exhaustivos esfuerzos en la cocina hechos en vano por la abrumadora necesidad. Los testimonios escritos por Lejb Goldin (con la voz de Jess Kellner) son los m√°s poderosos de todos, conversando en ayunas mientras observa c√≥mo los cuerpos de los ni√Īos del gueto se han deteriorado hasta el punto de parecerse a zorros, dingos y canguros. ¬ęNuestros aullidos son los de los chacales¬Ľ, escribi√≥, ¬ępero no somos animales¬Ľ.

Deja un comentario

Related Post