Rebeldes del dios de ne√≥n (2015) rese√Īa de la pel√≠cula

La primera pel√≠cula de Tsai Ming-Liang, ¬ęRebels of the Neon God¬Ľ, una historia de j√≥venes en rebeli√≥n que finalmente llega a los cines estadounidenses 23 a√Īos despu√©s de su debut, es la pel√≠cula m√°s accesible del director. Parecer√° un avistamiento divertido una vez que lo veas, ya que la pel√≠cula m√°s accesible de Tsai es m√°s inusual e intransigente que cualquier otra cosa que probablemente veas este a√Īo.

La pel√≠cula comienza con el sonido fuera de la pantalla de una tormenta tropical que golpea una ciudad, luego observa a dos inteligentes adolescentes, Ah Tze (Chen Chao-jung) y Ah Bing (Jen Chang-bin), meterse en un cub√≠culo. robando la alcanc√≠a con toscas herramientas. Apenas una contrase√Īa entre ellos. Ambos fuman todo el tiempo; los cigarrillos rara vez salen de sus labios. La siguiente media hora se desarrolla con una rareza similar de di√°logo. Solo ves a Ah Tze, Ah Bing y un pu√Īado de otros personajes importantes caminar, andar en patineta, hablar, estudiar, robar placas base de videojuegos, discutir con los padres, actuar y reaccionar en el contexto de su gigantesca ciudad natal, Tapei, que, a pesar de la pel√≠cula referencias a deidades establecidas, es obviamente el ¬ędios de ne√≥n¬Ľ del t√≠tulo.

Es una de las grandes pel√≠culas modernas sobre las grandes ciudades y la vida ps√≠quica que m√°s se pasa por alto en ellas. Al principio, un estudiante concienzudo pero frustrado, Hsiao-kang (Lee Kang-sheng), empala una cucaracha con la punta afilada de una br√ļjula y la clava en su escritorio para verla morir lentamente, una expresi√≥n de frustraci√≥n e ira. de una manera casual. Unas escenas m√°s tarde, enfadado, trata de matar a otra cucaracha que cuelga fuera de la ventana de su habitaci√≥n, accidentalmente rompe el vidrio, se corta y tiene que apagar la sangre, para alarma de sus padres (Lu Yiching y Miao Tien). Hay momentos en que cada personaje puede ser un recluso en una pel√≠cula de prisi√≥n, haciendo lo que sea necesario para que el tiempo pase m√°s r√°pido. Hay muchas tomas de personas en camas parecidas a catres, a veces teniendo sexo o divirti√©ndose, pero m√°s a menudo fumando, durmiendo o mirando al techo. Tsai se demora en detalles que expresan gran nostalgia, tristeza y misterio, como cuando la c√°mara sigue una serie de objetos que flotan en las aguas de una inundaci√≥n en el piso de un departamento (entre ellos una lata de refresco aplastada y una colilla de cigarrillo), o cuando observamos a Hsiao- kang saliendo de un edificio del campus en medio de un mar de scooters estacionados para encontrar que el suyo fue remolcado, por alguna raz√≥n. (En el fondo, escuchamos a una joven suplicando a la polic√≠a que no remolque su scooter, ya que la ignoran y la suben a una gr√ļa).

Deja un comentario