Rese√Īa cinematogr√°fica El halc√≥n malt√©s (1941)

(3) Conten√≠a la primera aparici√≥n en pantalla de Sydney Greenstreet, quien se ha convertido, en ¬ęCasablanca¬Ľ y en muchas otras pel√≠culas, uno de los actores m√°s influyentes en la historia del cine.

(4) Fueron la primera pareja de Greenstreet y Peter Lorre, y trabajaron tan bien juntos que hicieron otras nueve pel√≠culas, entre ellas ¬ęCasablanca¬Ľ en 1942 y ¬ęLa m√°scara de Dimitrios¬Ľ (1944), en las que no eran actores secundarios. pero de hecho las estrellas.

(5) Y algunas historias de pel√≠culas consideran que ¬ęEl halc√≥n malt√©s¬Ľ es la primera pel√≠cula de cine negro. √Čl sent√≥ las bases para ese g√©nero nativo americano de calles malvadas, h√©roes afilados, sombras oscuras y damas rudas.

Por supuesto, el cine negro estaba esperando nacer. Ya estaba all√≠ en las novelas de Dashiell Hammett, quien escribi√≥ El halc√≥n malt√©s, y en las obras de Raymond Chandler, James M. Cain, John O’Hara y los otros chicos de la trastienda. ‚ÄúEn estas calles malvadas tiene que ir un hombre que no es √©l mismo malvado‚ÄĚ, escribi√≥ Chandler, y eso fue cierto en el caso de su h√©roe Philip Marlowe (otro personaje de Bogart). Pero ese no fue el caso de Sam Spade de Hammett, que fue un villano y que prepar√≥ el escenario para una d√©cada en la que h√©roes sin sentimentalismo hablaron con dureza y sabidur√≠a.

El momento en que todos recuerdan ¬ęEl halc√≥n malt√©s¬Ľ est√° llegando a su fin, cuando Brigid O’Shaughnessy (Mary Astor) fue golpeada en el cuello por el asesinato de la pareja de Spade. Ella dice que ama a Spade. Ella pregunta si Sam la ama. Ella le ruega que la libere de la ley. Y √©l responde, en un discurso que algunos pueden citar de memoria: ¬ęOjal√° no te cuelguen, cari√Īo, de ese dulce cuello¬Ľ. . . . Hay muchas posibilidades de que se salga con la suya. Esto significa que si eres una buena chica, estar√°s fuera en 20 a√Īos. Te esperar√©. Si te cuelgan, siempre te recordar√©.

Deja un comentario