Rese√Īa cinematogr√°fica Sacco y Vanzetti (1971)

La desgracia de Bartolomeo Vanzetti y Nicola Sacco, supongo, fue que eran anarquistas. Esto los convirti√≥ en lanzadores de bombas jugosos y estereotipados para los escuadrones rojos del gobierno, pero tambi√©n los hizo desagradables para los propios comunistas, que iban a demostrar en Espa√Īa una d√©cada m√°s tarde que prefer√≠an disparar contra anarquistas que fascistas. Sacco y Vanzetti, atrapados en el medio, estaban cuerdos y articulaban sus demandas de justicia, mientras los esl√≥ganes pol√≠ticos nublaban su caso por todos lados.

La nueva pel√≠cula ¬ęSacco y Vanzetti¬Ľ nos mantiene a su lado mientras atraviesan un elaborado error judicial. El estilo de la pel√≠cula nos obliga a ver la farsa a trav√©s de sus ojos (a veces literalmente, como cuando se usa una toma de punto de vista anticuada para mostrar los brazos de Sacco amarrados a la silla el√©ctrica como los hubiera visto en √©l. -mismo). est√°n de alguna manera m√°s involucrados que con ¬ęZ¬Ľ.

La pel√≠cula es a veces precisa, a veces parcial y a veces incluso ficticia en su narraci√≥n de la historia, pero lo que sea. Las versiones de la ¬ęverdad¬Ľ en el caso Sacco-Vanzetti son tan diversas, de todos modos, que una narrativa f√°ctica probablemente exceder√≠a las capacidades de un largometraje. Sacco y Vanzetti est√°n m√°s all√° de ser ayudados por cualquier pel√≠cula, de hecho, y el prop√≥sito de esta pel√≠cula, como ¬ęZ¬Ľ y ¬ęEl asesinato de Fred Hampton¬Ľ, es m√°s para alertarnos sobre c√≥mo la ley de qui√©n puede usarse como un contundente instrumento. pol√≠tica.

El drama judicial es un área complicada para cualquier director. Hay que dar la impresión, en un tiempo limitado, de haber contado toda la historia de un largo juicio. Realmente no puedes hacer más que cepillar la superficie, por supuesto, pero si haces trampa y simplificas demasiado, te desvías hacia la sustancia pegajosa de Perry Mason y terminas atrapado con muchos primeros planos alternativos.

El director Giuliano Montaldo maneja las escenas de su audiencia de una manera interesante y quiz√°s incluso sin precedentes. Ya nos ha hecho conscientes de las multitudes que surgen frente a los juzgados y en las calles de las capitales mundiales. Luego, dentro de la sala del tribunal, se mantiene alejado de los clich√©s convencionales de los observadores. En cambio, las personas al otro lado de la barandilla se ven en tomas largas y angulares, de modo que cuando ocurren explosiones y conmociones, la barandilla de la sala del tribunal act√ļa como una l√≠nea. La polic√≠a y la multitud parecen oponerse. Sin presionar demasiado, Montaldo visualmente equipara la acci√≥n interior y exterior, y funciona.

La pel√≠cula soluciona perfectamente todo tipo de problemas ling√ľ√≠sticos utilizando el ingl√©s donde se indica y el italiano (con subt√≠tulos) solo cuando es necesario. Recibe buenas actuaciones de Gian Maria Volonte, en el papel de Vanzetti, y Riccardo Cucciolla, quien tuvo la sorpresa de su vida al ser votado como mejor actor en el festival de cine de Cannes este a√Īo. Hace un mes me estaba quejando de que este hab√≠a sido un mal a√Īo para las pel√≠culas, ahora, de repente, hay una avalancha de chicos buenos, y este es uno de los mejores.

Deja un comentario