Rese√Īa de la pel√≠cula City of Industry (1997)

¬ŅPor qu√© empantanarse en los detalles? Porque los detalles de esta pel√≠cula la empantanan. Hay demasiados personajes, brevemente introducidos; a menudo tienen una configuraci√≥n pero no una ganancia. Cuando el villano (Stephen Dorff) quiere enfrentarse a otros villanos peligrosos, por ejemplo, contrata a una banda negra para que lo respalde. El l√≠der de la banda negra est√° muy interesado en lo que est√° pasando; obviamente quiere estafar a algunos de los jugadores. Pero no hay seguimiento. Despu√©s de un tiempo, la pel√≠cula parece pasar por simulacros de pel√≠culas de detectives. Las escenas parecen competentes, pero no encajan f√°cilmente en la historia.

Cuando comienza la película, tres tipos están planeando un robo de diamantes en Palm Springs (la mafia rusa lanza joyas calientes cada abril). Los ladrones son interpretados por Wade Dominguez, Dorff y Timothy Hutton, quien llama a su hermano mayor, interpretado por Keitel. El proceso de planificación del atraco es interesante, aunque hemos visto escenas de este tipo varias veces antes. El vuelo es un éxito. Y luego hay una traición que viene con brutalidad repentina y que es muy efectiva. Keitel se queda para empatar el juego.

Lo amo como actor y lo amo en esta pel√≠cula: taciturno, terco, duro. Tiene unos breves momentos tiernos con la esposa (Famke Janssen) de uno de los ladrones, pero no suman mucho, ya que hay muchas otras razones para ir. Nunca entend√≠ del todo las relaciones y los roles de los g√°nsteres chinos y negros en la pel√≠cula, y otros personajes, como el abogado de Dorff, tienen escenas que se llenan. (Sin embargo, me gust√≥ cuando le ofrece a Keitel un n√ļmero de tel√©fono y Keitel simplemente toma la computadora port√°til en la que est√°). Los √Āngeles ha sido fotografiada con tanta frecuencia durante tanto tiempo que requiere un cazatalentos con talento. El explorador de la ¬ęCiudad de la Industria¬Ľ hace un trabajo demasiado bueno: cada escena parece tener lugar en un lugar nuevo ex√≥tico, colorido e improbable, hasta que uno se pregunta cu√°nta gasolina est√°n quemando estos tipos, desde vertederos hasta clubes nocturnos. Striptease pasando por moteles como conjuntos para ¬ęLas uvas de la ira¬Ľ. El gui√≥n, de Ken Solarz, tiene bonitos toques. Me gusta la frase de Keitel: ¬ęYo soy mi propia polic√≠a¬Ľ. Y una escena despu√©s de que se comete la violencia y se revela que todos los vecinos tienen armas. Y el sector de los port√°tiles. Pero la pel√≠cula juega m√°s como un ejercicio en una atm√≥sfera oscura y violenta que como una historia; las piezas a veces son hermosas, pero no combinan.
.

Deja un comentario

Rese√Īa de la pel√≠cula de Frownland y resumen de la pel√≠cula (2008)

Siento simpatía por Keith, pero no quisiera pasar tiempo con él. Tiene una forma de hablar punitiva que implica repetir oraciones una y otra vez, mezclando llamadas apasionadas e inarticuladas,

El √ļltimo de los mohicanos (1992) rese√Īa de la pel√≠cula

‚ÄúBlack Robe‚ÄĚ no me involucr√≥ en su historia, pero su imagen visual de la vida en esa √©poca se me ha quedado grabada. Al ver ¬ęThe Last of the Mohicans¬Ľ

Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Rio Bravo (1959)

La partitura de Dimitri Tiomkin evoca un espíritu fronterizo cuando quiere, pero también contribuye a profundizar la película, que rara vez para un western marca el paso de los días