Que de Series Peliculas Rese√Īa de la pel√≠cula C√≥mo sobrevivir a una pandemia (2022)

Rese√Īa de la pel√≠cula C√≥mo sobrevivir a una pandemia (2022)

Hay ecos del predecesor de Francia de una d√©cada cuando la pel√≠cula nos recuerda c√≥mo los medicamentos que salvan vidas no estuvieron disponibles para los pacientes con sida en el √Āfrica subsahariana hasta la d√©cada de 2000, a pesar de que el VIH ya no era una sentencia de muerte en los Estados Unidos. Estados Unidos en 1996. El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, el Director General de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud que los espectadores conocen bien en documentales anteriores de Covid, revela durante los momentos finales de la pel√≠cula que retras√≥ su propia vacunaci√≥n hasta que la gente en su pa√≠s de origen de Etiop√≠a tuvo acceso a ellos. Ghebreyesus afirma rotundamente que la negativa de las empresas a compartir las recetas y los datos sobre sus vacunas est√° alimentada por la codicia. Si la pel√≠cula hubiera hecho de este su tema principal, podr√≠a haber estado a la par con las exposiciones cinematogr√°ficas esenciales sobre esta crisis, la mejor de las cuales sigue siendo ¬ęIn the Same Breath¬Ľ de Nanfu Wang. Tal como est√°, ¬ęC√≥mo sobrevivir a una pandemia¬Ľ es inherentemente fascinante considerando su tema, pero puede haberse beneficiado de m√°s tiempo en la sala de edici√≥n. Es francamente extra√Īo c√≥mo un enorme oso de peluche sentado frente a la mesa del Dr. Peter Marks de la FDA en su oficina en cuarentena obtiene aproximadamente tanto tiempo frente a la pantalla como el Dr. Anthony Fauci.

El corresponsal principal de la revista Science, Jon Cohen, act√ļa como amable gu√≠a de la pel√≠cula y realiza entrevistas con expertos como Fauci, quien afirma ser el √ļnico hombre en el grupo de trabajo del presidente Trump que tiene las agallas para decirle a su jefe lo que no quiere escuchar. El deseo de Trump de apresurar una vacuna antes de su reelecci√≥n hace que no tenga paciencia con las pruebas de seguridad que, seg√ļn Fauci, son cruciales para realizar. Por supuesto, el inter√©s de Trump en hacer que las vacunas sean accesibles se detiene tan pronto como pierde las elecciones de 2020, neg√°ndose a ceder y permitir que Biden forme su propio equipo. Aunque vemos brevemente a Cohen discutiendo con un partidario estereotipado de Trump que lleva con orgullo un sombrero que dice ¬ęFuck Fauci¬Ľ, la pel√≠cula esencialmente predica al coro doblemente impulsado, sin tomarse el tiempo para investigar realmente por qu√© tantas personas inteligentes, incluidos los miembros de mi propia familia. ‚ÄĒ se han negado a ser vacunados, cayendo en la madriguera del conejo de las teor√≠as de conspiraci√≥n de QAnon. Cuando otro antivacunas insiste en que el expresidente rechazar√≠a la vacuna, parece haber olvidado c√≥mo Trump se enferm√≥ de covid, y es probable que la vacuna sea la raz√≥n por la que todav√≠a est√° vivo.

Algunos de los tramos m√°s fuertes de la pel√≠cula se centran en el apasionado Rev. Paul Abernathy, que intenta vacunar a la poblaci√≥n negra renuente de Pittsburgh, a pesar de su escepticismo totalmente justificable. En una voz en off demasiado breve, Abernathy se√Īala que no es solo el estudio de s√≠filis monstruosamente poco √©tico de Tuskegee, que provoc√≥ la muerte de 128 participantes negros, esa es la raz√≥n por la que los ciudadanos de color tienen esta vacilaci√≥n. Tambi√©n son las numerosas formas en que el racismo institucional llev√≥ a su comunidad a ser desatendida y desatendida durante generaciones, como lo ilustr√≥ recientemente la ausencia de sitios de prueba de Covid cercanos. El reverendo destaca al co-desarrollador afroamericano de la vacuna de ARNm de Moderna, el Dr. Kizzmekia Corbett, como una forma de captar el inter√©s de la comunidad, y cuando un hombre local comienza a expresar la propaganda de QAnon, Abernathy ofrece un contrapunto con una cita b√≠blica que ordena esos de fe para honrar a sus m√©dicos. Mientras tanto, los l√≠deres mundiales toman prestada la ret√≥rica de intimidaci√≥n de Trump para minimizar la importancia de las vacunas, y el igualmente censurable presidente de Brasil, Jai Bolsonaro, se refiere a quienes prestan atenci√≥n debido a la pandemia como ¬ęmariquitas¬Ľ.

Deja un comentario

Related Post