Rese√Īa de la pel√≠cula Do the Right Thing (1989)

Una pizzer√≠a no equivale a una vida humana, pero su p√©rdida es grande para Sal, ya que representa un rechazo del significado de su propia vida, y Spike Lee sabe que le duele a Sal, y le da una escena final conmovedora con Mookie. .en lo que podr√≠a ser el subtexto t√°cito: ¬ŅPor qu√© no podemos comer pizza, criar a nuestras familias, administrar nuestros negocios y trabajar en nuestros trabajos, y no dejar que el racismo colonice nuestras mentes con sospechas?

El mot√≠n comienza porque Buggin ‘Out (Giancarlo Esposito) se ofende de que Sal solo tenga fotos de italianos en la pared de su pizzer√≠a: Sinatra, DiMaggio, Pacino. Se pregunta por qu√© no hay una cara negra ah√≠ arriba. Sal le dice que abra su propia tienda e instale a quien quiera all√≠. Una respuesta a Sal es que los negros que compran su pizza lo mantienen en el negocio. Una respuesta a esto es que no vemos ning√ļn negocio de propiedad de negros en las calles, y sin Sal y los coreanos que dirigen la tienda de comestibles local, los residentes no tendr√≠an lugar para comprar comida. Y la respuesta es que la discriminaci√≥n econ√≥mica contra los negros se ha institucionalizado durante a√Īos en Estados Unidos. Y vueltas y vueltas.

La cosa es que no hay respuestas. Puede haber h√©roes y villanos, pero en esta calle ordinaria de Brooklyn, no aparecen f√°cilmente con etiquetas. Puedes anticipar, paso a paso, en un largo y caluroso d√≠a de verano, este bote de basura acerc√°ndose a la ventana de Sal, impulsado por malentendidos, sospechas, inseguridades, estereotipos y pura mala suerte. El racismo est√° tan profundamente arraigado en nuestra sociedad que la enfermedad en s√≠ misma causa da√Īo, cuando la mayor√≠a de los negros y los blancos son solo espectadores.

Mientras volv√≠a a ver la pel√≠cula hoy, record√© el gran logro estil√≠stico que fue. Spike Lee ten√≠a 32 a√Īos cuando lo hizo, confiado, confiado, en la alegr√≠a total de su poder. √Čl toma esta historia, que se siente como un realismo social sombr√≠o, y la cuenta con m√ļsica, humor, color y una invenci√≥n exuberante. Muchos de ellos son simplemente divertidos. Rompe por completo con el realismo en muchos lugares en los primeros planos de negros, blancos y coreanos coreando un montaje de descripciones raciales, y en el repiqueteo del disc jockey local (Samuel L. Jackson), que camina por la calle de su ventana y parece la banda sonora del barrio. En otras ocasiones, Lee enfatiza los puntos con una subestimaci√≥n sencilla; hay dos secuencias en c√°mara lenta que involucran la forma en que las personas se miran entre s√≠. Uno muestra a dos polic√≠as y los tres viejos negros intercambiando miradas iguales de desprecio mutuo. Otro tiene lugar cuando Sal habla tiernamente con Jade (Joie Lee), y la c√°mara se mueve lentamente sobre los ojos entrecerrados de Mookie y Pino (John Turturro), uno de los hijos de Sal. A ninguno de los dos le gusta el tono de voz de Sal.

Est√° claro que Sal tiene sentimientos por Jade, que probablemente siempre expresar√° con solo prepararle una porci√≥n especial de pizza. √Čl le dice qu√© grandes ojos marrones tiene. Sal es sincero cuando dice que ama a sus clientes, y se pone la cabeza entre las manos cuando Pino los llama ¬ęnegros¬Ľ y reprende a un simple ingenio callejero. Pero en su rabia, Sal tambi√©n puede usar el ¬ęnigger¬Ľ, y adem√°s los negros tampoco son inocentes del racismo, y est√°n a punto de quemar a los coreanos solo por principios generales.

Deja un comentario