Rese√Īa de la pel√≠cula El fantasma de la √≥pera (2004) de Andrew Lloyd Webber

Hab√≠a algo malsano y pat√©tico en el Fantasma de 1925, que se precipit√≥ como una rata a los s√≥tanos de la √ďpera de Par√≠s y aliment√≥ un amor desesperado por Christine. El fantasma moderno se parece m√°s a un Batman malvado con una cueva realmente ordenada. El personaje de Raoul, el amante nominal de Christine, siempre ha sido un idiota est√ļpido, pero al menos en la versi√≥n de 1925, Christine solo se siente atra√≠da por el Fantasma hasta que se quita la m√°scara. En esta versi√≥n, cualquier mujer de sangre roja elegir√≠a al fantasma sobre Raoul, incluso sabiendo lo que sabe ahora.

Pero lo que b√°sicamente no me gusta no es la pel√≠cula, sino el material subyacente. No creo que Lloyd Webber haya escrito un musical muy bueno. La historia es una cerveza fina para el tiempo que lleva contarla, y la m√ļsica es incre√≠blemente repetitiva. Cuando el candelabro se derrumba, no es un shock, es una recreaci√≥n hist√≥rica. Recuerdas las melod√≠as cuando sales del cine, pero no sales tarareando, te preguntas si puedes sac√°rtelas de la cabeza. Chaque fois que je vois ¬ęPhantom¬Ľ de Lloyd Webber, le morceau sur ¬ęl’obscurit√© de la musique de la nuit¬Ľ rebondit entre mes oreilles, comme si, comme Howard Hughes, j’√©tais condamn√© √† r√©p√©ter les mots jusqu’√† devenir loco. (Tengo el mismo problema con ¬ęWaltzing Mathilda¬Ľ.)

Deja que tu mente comience un viaje a trav√©s de un mundo nuevo y extra√Īo / Deja que todos los pensamientos del mundo que conoc√≠as antes / Deja que tu alma te lleve a donde aspiras estar / Solo entonces podr√°s pertenecerme.

No pasaría a Simon Cowell, y mucho menos a Rodgers & Hammerstein.

Sin embargo, Schumacher tom√≥ valientemente esta basura a bordo y la convirti√≥ en una pel√≠cula que me alegro de haber visto. Haber visto, es decir haber o√≠do. Admito que Emmy Rossum, que solo tiene 18 a√Īos y canta sus propias canciones y lleva el espect√°culo, es un talento fenomenal, y le deseo todo lo mejor, comenzando con mejor material. Qu√© pod√≠a hacer Eliza Dolittle. Pero las canciones son canciones f√ļnebres o recauchutados de sal√≥n de espect√°culos; el di√°logo muestra minuciosamente sus puntos arcaicos y, mientras tanto, la pel√≠cula parece simplemente sensacional. Schumacher sabe m√°s sobre hacer una pel√≠cula de lo que el material merece, y simplemente se va solo, aportando grandeza a su departamento y dejando que el material se las arregle solo.

Deja un comentario