Rese√Īa de la pel√≠cula El hombre del canal (1972)

Las mejores pel√≠culas musicales nunca han dependido de los rescates de sus directores. Los grandes directores de m√ļsica como Vincente Minnelli, Stanley Doren y Gene Kelly sol√≠an preocuparse por crear una fantas√≠a fuera de c√°mara y luego fotografiarla.

Cuando un bailar√≠n como Astaire est√° trabajando, socavas su arte si mueves mucho la c√°mara y editas sin cesar. El p√ļblico necesita una base visual estable para apreciar una buena coreograf√≠a. No lo consiguen en ¬ęEl hombre de La Mancha¬Ľ.

El misterio de Peter O’Toole se profundiza con el estreno de esta pel√≠cula. Es un actor de cine de considerable talento, es cierto. Pero, ¬Ņqu√© tienen los directores para lanzarlo a los musicales?

No puede cantar y sabe que no puede cantar. As√≠ que estaba en ¬ęGoodbye, Mr. Chips¬Ľ (1970), lo cual fue bueno de todos modos porque se apegaron a la trama apasionante y rara vez lo mostraron cantando. En cambio, hicieron voces en off silenciosas y dejaron que Petula Clark hiciera la m√ļsica real.

Pero ahora O’Toole est√° de vuelta en otro musical; ¬°Es la estrella musical m√°s ocupada de las pel√≠culas! ¬ŅPor qu√©?

La √ļnica actuaci√≥n que realmente sobrevive a la pel√≠cula es la de Sophia Loren. Puede cantar, m√°s o menos, y tambi√©n puede irradiar calidez y preocupaci√≥n.

Tiene una especie de papel ingrato (volvieron a elegirla como la perra con un corazón de oro), pero se centra en la actuación; ella no se relaja porque es solo un musical. Entonces su función funciona porque nos preocupamos.

Las personas que hicieron ¬ęEl hombre de La Mancha¬Ľ, y que sin duda estaban llenas de las mejores intenciones, cometieron dos errores.

El primero fue hacer una pel√≠cula a partir de una pieza musical esencialmente sin inspiraci√≥n. El segundo fue no creer que Cervantes lo dec√≠a en serio cuando escribi√≥ ¬ęDon Quijote¬Ľ.

Hay un mensaje ah√≠, pero no es so√Īar el sue√Īo imposible. M√°s bien, es para inclinar los molinos de viento. Los molinos de viento no pueden volcarse.

Deja un comentario